La Comunidad de Madrid celebra que el Gobierno central haya aprobado por fin la creación del Fondo no Reembolsable, dotado de 16.000 millones de euros, para que las comunidades autónomas puedan hacer frente a los gastos derivados de la crisis del COVID-19. La presidenta del Ejecutivo regional, Isabel Díaz Ayuso, viene reclamando la puesta en marcha de dicho Fondo desde marzo pasado, coincidiendo con el inicio hace tres meses de las videoconferencias convocadas por el Gabinete de Pedro Sánchez con los presidentes de las CCAA.

De esta manera, la Comunidad de Madrid ha sido la primera región en solicitar al Gobierno de la Nación que libere fondos adicionales a los recursos del sistema de financiación autonómico para poder sufragar los costes ocasionados por la pandemia. Más de tres meses después del inicio de la crisis sanitaria y de la petición de constitución del Fondo, el Consejo de ministros celebrado hoy ha dado luz verde a esta medida esencial para las comunidades autónomas.

El Gobierno regional ha recordado que, a lo largo de todo este tiempo, se han empleado recursos propios para afrontar la crisis sanitaria que, en la Comunidad de Madrid, ha tenido un impacto económico de 1.260 millones de euros, a cierre del mes de mayo, sumando los gastos sanitarios, de servicios sociales, medidas económicas y transportes, con la caída de ingresos. La previsión es que dicho impacto económico alcance, como mínimo, 2.700 millones a final de año, a lo que se sumarán medidas adicionales de refuerzo de los servicios públicos madrileños.

En este sentido, el Ejecutivo que preside Díaz Ayuso espera que la cuantía que el Estado ha asignado a la Comunidad del Fondo no Reembolsable sea suficiente para poder hacer frente al coste a los efectos del COVID-19, a pesar de que la reciente modificación de los parámetros de reparto, de la que el Ministerio de Hacienda ha ido informando en las últimas semanas, no beneficie a las regiones más afectadas por el coronavirus, como se pretendía inicialmente.