El jueves pasado, el vicealcalde y concejal de Urbanismo de Alcobendas, Miguel Ángel Arranz, acompañado de la directora general de Urbanismo del Ayuntamiento, se reunieron con los técnicos responsables de Madrid Nuevo Norte, un proyecto que trasformará el norte de la capital y que abarca más de 3 millones de metros cuadrados.

 

Madrid Nuevo Norte desarrollará un nuevo centro financiero, nuevas infraestructuras de transportes, un corredor verde y 10.500 viviendas en un desarrollo paralelo a las vías de Chamartín, que finaliza en el barrio de Fuencarral a escasos 500 metros del término municipal de Alcobendas.

 

Por ello, Miguel Ángel Arranz solicitó la incorporación de los equipos técnicos del ayuntamiento a las mesas de trabajo que aborden las nuevas conexiones de trasporte público, así como en las que afectan a las nuevas infraestructuras en carreteras M-40 y M-603, por su vinculación con Alcobendas.

 

En este sentido, el vicealcalde ha podido conocer de primera mano que en la próxima década se van a construir dos nuevas paradas de metro; otras dos de Cercanías; un carril bus prioritario paralelo a la A-1 con salida en Plaza de Castilla; así la remodelación del nudo norte, cuestiones todas ellas que afectan a los vecinos de Alcobendas.

 

Arranz ha señalado que con la incorporación de los técnicos municipales, se influirá en que las nuevas infraestructuras de este proyecto solucionen los atascos diarios en la autopista A1 a su paso por Alcobendas. Además, ha valorado muy positivamente “las nuevas paradas de metro, que permitirán que el 80 por ciento de los usuarios utilicen el transporte público, y también que se proyecten nuevas salidas de la autopista A-1, así como la incorporación de un posible carril bus paralelo a la A-1”.

 

Además, tras conocer los nuevos trazados de metro para la construcción de dos paradas más, el Ayuntamiento solicitará en esas mesas técnicas la posibilidad de una conexión en el metro norte desde Las Tablas a la nueva estación de metro Fuencarral Norte, ya que con sólo un desvío de menos de 500 metros se lograría evitar el trasbordo en la estación Tres Olivos, y permitiría reducir más de 10 min el tiempo de trayecto entre Alcobendas y el centro financiero de Madrid.

 

El vicealcalde ha recibido muy positivamente que el proyecto Madrid Nuevo contemple el uso preferente del transporte público por parte de los ciudadanos. De hecho, Chamartín se va a convertir en un nuevo intercambiador modal que dará servicio a toda la zona norte de Madrid, y donde confluirán todas las líneas de cercanías del norte y del este; así como cuatro líneas metro, y más de 40 líneas de autobús interurbano.

 

Otro de los aspecto muy importante para la ciudad de Alcobendas es que Madrid Nuevo Norte contempla 400.000 m2 de nuevos jardines y zonas verdes que permitirán un corredor verde que conectará el monte de Valdelatas con el monte de El Pardo.