Los efectos de las sanciones rusas sobre la economía española por culpa de la Unión Europea. Por Guillermo Rocafort

ANTECEDENTES

Las exportaciones españolas a Rusia experimentaron un fuerte aumento en 1991. Rusia se convirtió en el decimosexto destino del total de las exportaciones españolas de todos los sectores en los años 2007, 2011 y 2012, con una cuota de mercado para los productos españoles del 1,2% del total de las importaciones rusas. Rusia prohibió a partir del 6 de agosto de 2014, la entrada al territorio ruso de ciertos productos agrícolas y alimentos desde España como consecuencia de las sanciones comerciales de la unión europea.

En el primer año, Rusia ocupa el primer lugar en los países de destino con casi el 6% de la cuota de mercado, seguido por el bloque asiático formado por Japón, China, Corea del Sur y Hong Kong. En el segundo año, cuando se produce el primer cierre de la frontera (abril de 2013) debido a restricciones sanitarias, Rusia cae a la posición 41 en el ranking mundial, siendo Japón el primer destino para las exportaciones fuera de la UE, seguido por el resto de países asiáticos. Después de las sanciones de 2014, deja de exportar a Rusia, y los primeros destinos de los países no pertenecientes a la UE continúan aumentando tanto en volumen como en valor, excepto Hong Kong. Japón se consolida como el principal destino de exportación fuera de la UE, mientras que China y Corea del Sur, en segundo y tercer lugar, experimentan incrementos de 67% y 155% en valor respectivamente, desplazando a otros destinos de la UE.

CONCLUSIONES

El valor de las exportaciones de productos alimenticios de España a Rusia antes de las sanciones (del 13 de agosto al 14 de julio) alcanzó los 493,22 €, lo que representa el 1,2% del total de las exportaciones españolas. Sin embargo, para ciertos productos como la carne de vaca o de cerdo, Rusia antes de las sanciones representaba cuotas mucho más altas (16.6% y 5.6% respectivamente). En el caso de las frutas, las frutas con hueso tenían una participación del 8,8%. después de las sanciones, ha habido un aumento en el valor y el volumen de las exportaciones a terceros países (no UE), excepto en la carne de vacuno que ha aumentado un 1% sus exportaciones a la UE.

La aparición de cualquier nuevo destino no se destaca, pero aumentan las exportaciones a los destinos ya existentes. destaca el caso de la carne de cerdo para la cual 3 países asiáticos (Japón, China y Corea del Sur) representan el 20% de las exportaciones totales. conclusiones en cuanto al grupo de hortalizas, las exportaciones también han aumentado, tanto en volumen como en valor, pero en la UE en el caso del tomate, en el que España fue el segundo proveedor de Rusia, después de una disminución en 2014 del 5% del total de las exportaciones españolas, en 2015 ya se observa una recuperación de las exportaciones.

 La fruta también ha aumentado las exportaciones totales después de las sanciones, tanto en volumen como en valor, principalmente en la UE.

También hay aumentos significativos en las exportaciones a terceros países (no UE), como mandarinas a Canadá (144% en 2014) o peras a Marruecos y Argelia (74% y 125% respectivamente) o melocotones a Argelia (83%). en melocotones y nectarinas, España fue el principal proveedor de Rusia en 2013, y aunque las exportaciones totales españolas de estos productos disminuyeron un 6% en 2014, en 2015 ya hay una recuperación de las exportaciones. un año después de las sanciones decretadas por Rusia, las exportaciones españolas de alimentos han aumentado un 6,9% en el período anterior y un 9,2% en los dos períodos anteriores. La UE sigue siendo el principal destino de las exportaciones españolas, pero el mercado extracomunitario de productos cárnicos y ciertos artículos de frutas y verduras es cada vez más importante.

Las sanciones contra Rusia son el resultado de la presión de los estados unidos sobre Europa. más allá de los datos oficiales del ministerio de agricultura español, la sensación de los agricultores y ganaderos españoles es que quieren volver a entrar en el mercado ruso, porque es un mercado en crecimiento y paga bien.

España produce buenos productos alimenticios desde el imperio romano y continuará así.

Lo que realmente ha destruido parte del sistema productivo agrícola y ganadero de España fueron las malas condiciones de su entrada en la unión europea en 1985, que impuso un sistema de producción cuotas (manifestación de la economía de planificación) y subsidios que realmente han causado su destrucción. por ejemplo, España era un país productor de leche y ahora es un país importador.

En los últimos treinta años, el precio de la leche no ha aumentado.

Ahora, la mayoría de las políticas agrícolas europeas están liberalizadas cuando España ha desmantelado gran parte de sus tejidos productivos como resultado de un sistema de cuotas y subsidios. gracias al clima español manteníamos la producción de frutas y verduras

En 1975 España tenía la flota de pesca más grande de la mundo. Desde la entrada en la UE hemos reducido el número de nuestros barcos de pesca. Ahora tenemos 200 barcos Marruecos nos hace una competencia desleal en el sector alimentario con la complicidad de la unión europea estados unidos ha impuesto una nueva tarifa (25%) a los productos españoles desde octubre de 2019 como resultado de la guerra comercial con la unión europea (por el asunto de Airbus / Boeing, fabricantes de aeronaves comerciales): aceite de oliva, aceitunas, mantequilla, vino, quesos y carne de cerdo.

El gobierno español ha calculado el impacto económico de la sanción comercial de los estados unidos en 841 millones de dólares. en principio, más que el coste de las sanciones rusas