En el presente artículo desgranaremos los pueblos más afectados y los propietarios más importantes que dejará el proceso desamortizador en a Sierra Norte de Madrid.

LA PROVINCIA DE MADRID

Con solo el 3% del total de las fincas subastadas en todo el Estado, alcanza unos volúmenes especialmente altos, descansa de forma fundamental en las ventas de Propios, y ocupa el primer lugar en cuanto a número de ventas y el segundo en cuanto al valor de las mismas. Madrid capital con solo un 5% del total de las ventas de la provincia, alcanza cifras verdaderamente sorprendentes: en Subasta, el 53%, en Remate el 47% y en cuanto al Beneficio el 35% del total de la provincia. Por ventas, en primer lugar aparece Patrimonio con un 41% del total, seguido por el Estado con un 25%, Beneficencia, con el 15%, Clero con el 13%, Propios con un 5% y finalmente Instrucción Pública con el 1%. La venta de urbanas ocupa solamente el 10% del total, frente al 90% de rústicas, y las de suelo urbano, suponen el 56% del valor subastado frente al 44% de lo rústico, pero el beneficio obtenido es del 63% en las rústicas frente a un 37% de las urbanas. El valor de los inmuebles subastados en la capital y en los principales lugares donde se desamortiza el Patrimonio de la Corona, como son Aranjuez y el Escorial, cuyos precios son muy superiores a los alcanzados en las ventas de terreno rústico, de forma general.

¿DONDE SE PRODUCEN LAS VENTAS MÁS IMPORTANTES?

El mayor beneficio por las ventas en suelo rústico, se debe a que las grandes fincas sin particiones, como las situadas en San Martín de la Vega, Aranjuez, El Escorial, el Pardo, lo que lleva a la obtención de grandes beneficios. En cuanto a la distribución territorial, los mayores volúmenes en cuanto a importe, corresponden a los partidos judiciales de centro y sureste, destacando Madrid con el 53% , seguido a mucha distancia por Chinchón con un 13,5% , Colmenar Viejo con un 11% , Alcalá de Henares con el 8% y Getafe con un 6,5%. A distancia la zona norte y suroeste de la provincia con Navalcarnero, que tiene un 4%, Torrelaguna con el 2% y San Martin de Valdeiglesias con un 1,7%. En Colmenar Viejo, son los pueblos de El Escorial y Colmenar Viejo los que marcan la diferencia. Del total de las 435.988 fanegas subastadas, el primer lugar corresponde a Colmenar Viejo con un 26% del total, seguido por Chinchón con el 22% , Alcalá de Henares con el 16% , Torrelaguna con el 12% , Getafe y Navalcarnero, ambas con el 9% y San Martín de Valdeiglesias con el 9% . La ley de Mayo de 1855 establecía que las fincas deberían ser parceladas lo máximo posible para dar cabida al mayor número de compradores, aunque preservando el valor de las mismas. Un 79% de las mismas no supera las diez fanegas, un 17% se encuentran entre las diez y las 100 fanegas y solo el 4% restante, supera esa cifra, destacando entre las mismas, tres fincas cuya superficie va desde las cinco mil a las veinte mil fanegas. Estos datos lo que muestran es la enorme parcelación de los territorios sacados a subasta, aunque manteniendo algunos espacios que se adjudican sin parcelar y que son además los que mayor valor económico tienen.

Podemos decir que las mayores fincas que se venden sin realizar particiones de las mismas pertenecen al Patrimonio de la Corona y son subastadas a partir de los últimos momentos de la monarquía isabelina, mientras que el resto, corresponde a pequeñas parcelas como a grandes terrenos parcelados, son de Propios y del Clero,

LOS ADJUDICATARIOS

Junto a intermediarios o profesionales de la subasta, encontramos a individuos pertenecientes a la alta burguesía que no dudan en adquirir un elevado número de fincas, aunque en algún caso con objetivos diferentes. Si el intermediario busca el beneficio en la compra venta, otros como Baldomero Murga invierten en el negocio de ocio y esparcimiento en la Rampa de la Sierra Madrileña. 2/3 de los mismos adquieren fincas que no sobrepasan las cinco mil pesetas, mientras que solo un 4% del total, 222 individuos, son los compran fincas cuyo valor va desde las cien mil pesetas a los tres millones. Desde la aristocracia a la gran burguesía, pasando por el mediano burgués, las clases liberales, los personajes ligados a la alta política nacional o municipal, para acabar en el pequeño comprador rural o urbano, al cual es cada vez más difícil encasillar, porque se da un gran número de compras donde el adjudicatario solo accede a una pequeña finca rústica, pero también en la ciudad donde en zonas correspondiente al Ensanche, la parcelación de los terrenos es muy amplia y por tanto el acceso a las mismas, es de un elevado número de compradores. A lo largo de toda la provincia, los compradores que adquieren entre una y cinco fincas representan el 83% del total, mientras que los que adquieren más de cincuenta fincas, solo alcanzan el 0,5%.

LA DISTRIBUCIÓN DE LAS PROPIEDADES

Captura_de_pantalla_2017-11-03_a_las_20.51.02

 En primer lugar a Miguel Travería Moret, que adquiere el mayor número de fincas, un total de 230 con una superficie de 1597 fanegas, todas ellas en localidades próximas a Alcalá de Henares, León del Rio, con 238 fincas y 1287 fanegas, que distribuye sus compras a lo largo de toda la provincia, aunque con mayor presencia en la zona este. José García Biescas, con 228 fincas y 1131 fanegas, que centra sus compras en el este y sur de la provincia, aunque también lleva a cabo algunas adquisiciones en la capital. Benito Arias Valcárcel, con 217 fincas y 1446 fanegas, que centra sus compras en la zona este de la provincia. Nemesio Fernández Cuesta, periodista y escritos, que adquiere 103 fincas con 140 fanegas, ubicadas todas ellas en la localidad de Getafe y Alcalá de Henares. Baldomero Murga, tío del marqués de Linares, que adquiere 125 fincas con 1987 fanegas, situadas todas ellas en la zona norte de la provincia madrileña. Francisco Montoya, que adquiere 113 fincas con 1475 fanegas, en localidades cercanas a la capital Si el intermediario busca el beneficio en la compra venta, otros como Baldomero Murga invierten en el negocio de ocio y esparcimiento en la Rampa de la Sierra Madrileña. Eustaquio Manuel Megía, procurador de los tribunales que adquiere cinco terrenos, actúa por cuenta de otros, como es el caso de la compra del Monte de Viñuelas, en el Pardo, cuyo destinatario final es el Duque del Infantado. José Cort Claur, senador y director general de “La Nacional, Compañía General Española de Seguros Mutuos sobre la Vida”, que adquiere 4 solares en la calle Alcalá 17-19 de la capital, Juan Prim y Prats, conde de Reus, marqués de los Castillejos y vizconde del Bruch, adquiere el “cortijo de San Isidro” en Aranjuez, Juan Manuel Manzanedo y González, burgués ennoblecido con el título de marqués de Manzanedo por Isabel II y con el de duque de Santoña por Alfonso XII, adquiere en Aldea del Fresno, la dehesa “la Rinconada”, Francisco Murlanch adquiere 11 fincas, Manuel Safont adquiere 15 fincas, situadas en Madrid y Aranjuez, Carlos O´Donnell Abreu, adquiere 7 solares en el distrito de Hospital,

LOS NOMBRES PROPIOS

Los cinco primeros acumulan el 83,41% del total, y solo el Duque de Fernán Núñez representa la mitad de todo lo adjudicado a este colectivo. Sin embargo el peso de la nobleza es irrelevante, ya que no alcanzan el 3% del total subastado y no llegan al 2,5 en el remate. Aunque la mayoría de los compradores, 83% del total, adquieren un número reducido de fincas (no más de cinco), el porcentaje sobre el total de las mismas es bajo, ya que solamente alcanza una tercera parte de lo subastado, mientras que un reducido número de los mismos, 17%, tienen en su poder casi las 2/3 partes del total de fincas Compradores pertenecientes a la nobleza , Plano León del Río y Baldomero Murga

– Ubicación de las compras.

Captura_de_pantalla_2017-11-03_a_las_20.52.11

Captura_de_pantalla_2017-11-03_a_las_20.52.26

1.- León de Río Adquiere 238 fincas con 1287 fanegas y 670 celemines. En lugares como Talamanca, Valdeavero, Chapinería, Colmenar del Arroyo, Gargantilla, Brea del Tajo, Lozoya, Lozoyuela, Estremera, Los Molinos, Pedrezuela, El Vellón, Villavieja, Arganda del Rey, Alpedrete, Rozas de Puerto Real, San Martin de Valdeiglesias, Santa María de la Alameda, Robledo de Chavela, Santos de la Humosa, Valdaracete, Campoalvillo, Pinilla del Valle, Torres de la Alameda, Cobeña, Valdetorres, San Fernando de Henares, Meco, Pozuelo del Rey, Rivatejada, Villamantilla, Chinchón, Barajas, Los Molinos, Pinilla de Buitrago, San Agustin de Guadalix, Torrejón de la Calzada, Camarma de Esteruelas, Moraleja de Enmedio, Serranillos, Buitrago, Navarredonda, Navalcarnero y el Álamo.

2.- Baldomero Murga, La familia Murga, cuyo enriquecimiento proviene de las actividades bancarias y comerciales, llegarán a ser con el Marqués de Linares los poseedores del mayor patrimonio urbano de Madrid en 1870. Se introdujeron en el sector de aguas y balnearios, que fue uno de los pocos que sobrevivió a la crisis del 48. Los Murga son un claro antecedente de los promotores de ocio y esparcimiento en la Rampa de la Sierra de Madrid, organizando los exitosos baños del Molar para disfrute y fomento del entramado de relaciones sociales de la burguesía madrileña. Adquiere 125 fincas que tienen 1987 fanegas 239 celemines y 517 estadales. La totalidad de las fincas procedentes del clero y propios se sitúan en poblaciones del norte de la provincia de Madrid, en lugares como Madarcos, Gandullas, Lozoya, Villavieja, Talamanca, Piñuecar, Pinilla de Buitrago, Villavieja, La Hiruela, Horcajo, La Acebeda y Cabanillas de la Sierra

3.- Francisco Montoya, adquiere 113 fincas rústicas con 1475 fanegas, 250 celemines y 156 estadales y una casa en la capital, calle Mayor nº 8, antiguo, 20 moderno, manzana 387. Las fincas proceden de propios y beneficencia y se encuentran situadas mayoritariamente en la localidad de Torrejón de Velasco, donde adquiere 52, y en Alcorcón con 25 fincas, situadas en la zona llamada “El Cuartel de Enmedio”. El resto de las compras se ubican en Boadilla del Monte, Pinto, Majadahonda, Humanes, Collado Mediano, Colmenar de Oreja, Chinchón, Robledo de Chavela, Fuenlabrada, Fuente del Fresno, Valdemorillo, Pozuelo del Rey, Talamanca, Chinchón, Somosierra y Estremera. Este es un personaje al que claramente se le puede atribuir el calificativo de intermediario o especulador. Las fincas citadas anteriormente son adquiridas a lo largo de 1859, pero en 1860 y principios de 1861 no puede hacer frente al pago de 70 fincas que le habían sido adjudicadas en subasta, situadas en lugares como Majadahonda, Alcorcón, Torrejón de Velasco, Fuente del Fresno, Pozuelo del Rey o Estemera, por lo que son consideradas en quiebra y vueltas a subastar.

4.- José García Losada, adquiere 59 fincas rústicas que tienen 559 fanegas. Las fincas proceden de en su práctica totalidad de propios. Están ubicadas en localidades como San Agustín de Guadalix, Santa María de la Alameda, Las Rozas, Chinchón, Villamanta, Robledo de Chavela, Zarzalejo, Somosierra, Chinchón, Alcalá de Henares, Villaviciosa de Odón y Leganés. Es un comprador que adquiere varios lotes en grandes fincas que son divididas para subastarlas, como Fuentelámparas a lo largo de Zarzalejo y Santa María de la Alameda, y en Leganés, “Prado Grande” donde adquiere 8 lotes y la “Era de San Nicolás” con 5 lotes.

5.- Paulino Martín, adquiere 61 fincas todas ellas en la localidad de Talamanca, con 264 fanegas y 45 celemines, todas ellas procedentes del clero. 6.- Eustaquio Manuel Megía, que aparece como Procurador de los tribunales, adquiere cinco terrenos procedentes de Patrimonio, situados en: Rivas del Jarama (2 sotos), San Martín de Valdeiglesias (2 fincas) y El Pardo (monte de Viñuelas). El monte de Viñuelas junto con el castillo del mismo nombre, fue adquirido por el DUQUE DEL INFANTADO. En el siglo XX la zona y el castillo fueron expropiados por la República, siendo residencia del general Franco mientras se acondicionaba el Palacio del Pardo. José Hompanera Ceballos, adquiere 17 fincas todas ellas rústicas, que tienen una superficie total de 7.325 fanegas, en las localidades de Colmenar Viejo, San Sebastián de los Reyes, Manzanares el Real, Navacerrada, El Escorial y Chozas de la Sierra (actual Soto del Real). Dentro del total hay que destacar las fincas ubicadas en la localidad del Escorial (cuartel del campillo, cuartel de la solana, bosque de Radas), que por sí solas alcanzan el 87% del total subastado.

 

CONCLUSIÓN

Según D. Vicente Moreno Ballesteros de la Universidad Complutense de Madrid, “los anteriormente citados, ocupan la parte alta de la pirámide, si consideramos importes o cantidad de fincas adquiridas, la desamortización es mucho más, son todo ese gran grupo que compra un número reducido de fincas, en algunos casos una sola y que pagan una pequeña cantidad por el lote que les ha sido adjudicado, la mayoría pertenecientes al mundo rural, pero también a las profesiones liberales, y que van a constituir la columna vertebral sobre la que se asienta la desamortización en la provincia madrileña”.

La heterogeneidad de los adjudicatarios, igual que la sociedad a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, es cada vez mayor, motivada por el profundo cambio que se está produciendo en las ciudades. En Madrid, la desamortización no se puede considerar como un hecho aislado, es necesario entroncarla con los grandes cambios que se producen en su entorno, como EL ENSANCHE, LA REMODELACIÓN DE LA PUERTA DEL SOL, EL CANAL DE ISABEL II, EL DESARROLLO DE LOS FERROCARRILES, LA IMPLANTACIÓN DE UN SISTEMA BANCARIO QUE PERMITIRÁ MOVIMIENTOS DE CAPITALES HASTA ENTONCES DESCONOCIDOS Y UNA INCIPIENTE INDUSTRIALIZACIÓN, QUE HARÁN POSIBLE QUE LA CAPITAL ESTÉ A LA ALTURA DE LAS DEMANDAS QUE LE VA A EXIGIR EL NUEVO SIGLO XX.

Santiago Durán García Arquitecto Técnico (UPM) MDI Máster En Dirección Inmobiliaria (UPM) EEM Gestor Energético Europeo (UPM European Energy Manager) M. 618.519.717 www.sduran.es /santiagodurangarcia@gmail.com / s.duran@sduran.es

BIBLIOGRAFÍA: LA DESAMORTIZACIÓN DE MADOZ EN MADRID: CAPITAL Y PROVINCIA (1855-1894) Vicente Moreno Ballesteros Departamento de Historia Contemporánea Facultad de Geografía e Historia Universidad Complutense de Madrid.