La próxima semana -y aunque las fechas varían según cada comunidad- tendrá lugar la vuelta al cole. Un curso escolar en el que las familias deberán afrontar nuevos gastos relacionados con el uniforme, los libros, las actividades extraescolares, el comedor y un largo etcétera. El comparador financiero Acierto.com analiza los más comunes y ofrece una serie de consejos para afrontarlos con más holgura.

Y es que a pesar de la campaña de vacunación contra el COVID-19, nos encontramos ante una vuelta al cole todavía atípica, en la que las medidas sanitarias y el aumento de la factura de los servicios complican todavía más la cuesta de septiembre de las familias españolas. Según las cifras a las que ha tenido acceso el comparador, cada padre gastará casi 2.000 euros por hijo. En concreto, 1.890 euros por alumno de media.

No obstante y según la OCU, estos gastos variarán según el tipo de centro y el tipo de estudios. Estudiar en un colegio público supone, por ejemplo, no llega a los mil euros, mientras que hacerlo en uno privado supera los 6.000 euros. En cuanto al nivel de estudios, los gastos son más elevados, por este orden, en Educación Infantil, Primaria (superan los 2.000 euros), Bachillerato y Secundaria.

En estos importes se contemplan el gasto en libros de texto (184 euros), el uniforme, el material escolar, el AMPA, el comedor, las actividades extraescolares, excursiones, seguros, etcétera. Pero la partida más grande en el caso de concertados y privados se la lleva la propia escolarización.

Consejos para ahorrar con la vuelta al cole

Por suerte, existen maneras de ahorrar. El comparador financiero Acierto.com recaba una serie de consejos. Lo principal será elaborar una lista con todo lo necesario para la vuelta al cole y aprovechar al máximo lo que ya tenemos.

Por ejemplo, se dice que casi 9 de cada 10 escolares compran nuevo material, y que gastan casi 90 euros en ello. La renovación de la mochila, estuches, lápices de colores son un habitual. Un gasto que es posible ahorrarse. Lo ideal es fijar un presupuesto para saber qué vamos a desembolsar. También hay que ir con cuidado con no comprar de más (por caer en promociones o similares).

Comparar precios es otra recomendación de la plataforma, pues hacerlo permite ahorrar hasta un 40% en algunos servicios. Por suerte, según Acierto.com, hasta 9 de cada 10 usuarios comparan online antes de comprar. Un hábito que ha crecido con la pandemia, cuando las compras en la red adquirieron especial protagonismo. En cualquier caso, la idea es buscar las alternativas más económicas, algo que también puede pasar por aprovechar descuentos, etcétera.

Algunas tiendas físicas y online, asimismo, ofrecen promociones en libros de texto, y siempre existirá la posibilidad de adquirir material y hasta libros de segunda mano. De hecho, tras la crisis del 2008 muchos colegios y asociaciones de padres y madres pusieron en marcha sistemas de préstamos de libros en los propios centros educativos.

Acierto.com también recuerda comprobar si podemos acceder a algún tipo de ayuda, algo clave en el momento actual, cuando todavía son muchas las familias que acusan la crisis del coronavirus. También hay becas específicas por comunidades autónomas.

Financiar el colegio, una buena opción

Otra opción para aquellos que se vean más ahogados es pedir un mini-préstamo o un préstamo al consumo. El primero, que solo debería solicitarse en casos puntuales en los que la necesidad es excepcional, permite solicitar hasta 500 euros (pueden ser más o menos en función de la financiera), que deben devolverse en unos 30 días. El segundo por su parte, está ideado para cantidades superiores (normalmente a partir de los 3.000 euros).

No podemos olvidar tampoco las tarjetas de crédito, que permiten hacer frente a los gastos de la vuelta al cole sin necesidad de pagar intereses, siempre y cuando se abone el importe a final de mes. En el caso de fraccionar el pago en cuotas, se tendrán que abonar intereses, que variarán en función de la tarjeta. La idoneidad de un producto u otro dependerá de factores como el perfil del consumidor, de las condiciones del mismo....

Para acabar, existen escuelas y centros educativos que permiten pagar sin intereses ciertos servicios, la cuota escolar, etcétera. Una alternativa muy interesante.