El Ayuntamiento de Madrid está reactivando el mercado del alquiler con varios proyectos y programas que buscan que en la capital haya más vivienda a precios asequibles. Iniciativas a las que se ha referido el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, en el que ha asegurado que el Gobierno municipal “va a hacer todo para bajar el precio de la vivienda y facilitar el acceso” y “nada” para regularla en la línea de las políticas del Gobierno central. Para ello, ha recordado, no solo se va a construir un importante número de pisos públicos en alquiler para aumentar la oferta, sino que se van a poner en marcha varios planes que buscan que propietarios e inquilinos tengan más garantías y ventajas.

En primer lugar, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) está trabajando actualmente para sacar al mercado miles de nuevas viviendas destinadas al alquiler social. Durante este mandato, la EMVS ya ha adjudicado a familias inscritas en su registro de solicitantes 773 nuevas viviendas distribuidas en 13 promociones. También tiene en marcha otras 26 promociones que suman 2.437 viviendas en distintas fases de construcción y se ha hecho con 13 parcelas para levantar otros 909 pisos a medio plazo. En total, 4.119 viviendas adjudicadas, en construcción o en proyecto.

No es su único programa para aumentar el parque de vivienda pública. La EMVS también está comprando viviendas a propietarios privados para incorporarlas a su patrimonio y sacarlas en alquiler en sus sorteos. En los últimos dos años, la EMVS ya ha comprado 190 pisos en el mercado privado, lo que supone multiplicar por cuatro las adquisiciones que se hicieron en todo el mandato anterior (periodo 2015-2019).

Asimismo, desde el Área de Desarrollo Urbano se han sacado al mercado, a través del derecho de superficie, 25 parcelas para la construcción de hasta 2.500 viviendas en régimen de alquiler asequible. A través de esta iniciativa se pretende facilitar el acceso a la vivienda de renta asequible a la población de clase media que no puede acceder a vivienda de protección pública por razón de renta u otras circunstancias.

El objetivo es que la cantidad dedicada al alquiler no supere en estos casos el 25 % de los ingresos familiares y aumentar la oferta de vivienda asequible, contribuyendo a bajar los precios en el entorno donde se ubiquen estas promociones. Los suelos que se ponen a disposición de este programa se reparten en 11 distritos de la ciudad. El derecho de superficie es por 45 años y, al término de ese plazo, los edificios pasarán a formar parte del parque público de viviendas del Consistorio.

Plan de alquiler para viviendas vacías

Por otra parte, están los planes de alquiler. El más ambicioso es el Programa Reviva, cuyo objetivo es que propietarios de viviendas vacías en desuso las saquen al mercado. Con Reviva Madrid, el propietario cede su inmueble vacío a la EMVS durante un periodo de tiempo concreto (un mínimo de cuatro años) sin perder la titularidad del mismo. Lo hace con una serie de garantías y ventajas establecidas. Y lo más importante, percibiendo por ello una renta mensual independientemente de que la casa tenga o no inquilino adjudicado.

La EMVS ofrece una gestión integral del arrendamiento de la vivienda, lo que permite al propietario despreocuparse de todos los trámites administrativos y jurídicos, incluso de la obtención del certificado energético. El Ayuntamiento también emitirá un informe técnico del estado del inmueble. Si la casa necesita reformas, la EMVS adelantará el coste de las mismas hasta un máximo de 45.000 euros a un 0 % de interés, un anticipo que el propietario irá devolviendo poco a poco descontándoselo de la renta que percibirá cada mes.

Este plan también está destinado a aquellas personas que buscan un alquiler en Madrid, es decir, a los inquilinos que ocuparán esas viviendas vacías cedidas previamente a la EMVS. Los requisitos para apuntarse son: llevar empadronado al menos un año en Madrid y tener unos ingresos ponderados, en función del número de miembros de la unidad familiar, que no superen 7,5 veces el IPREM. El inquilino nunca pagará más del 30 % de sus ingresos netos familiares por el alquiler, por lo que la EMVS le buscará una vivienda del programa que se adapte a sus necesidades familiares y económicas. El alquiler mínimo será de 450 euros.

Además, algunos de estos inquilinos podrán recibir una ayuda directa en función del número de miembros de su unidad familiar, sus ingresos totales, la edad de los solicitantes, si tienen hijos menores a su cargo o si tienen grados de discapacidad o dependencia, entre otros condicionantes. Este bono podrá llegar a los 900 euros.

La EMVS ya ha firmado este mes los primeros contratos del programa Reviva. Casi 150 propietarios de viviendas vacías se han mostrado interesados en ceder su casa y más de 800 potenciales inquilinos se han apuntado.