La Comunidad de Madrid ha solicitado al Gobierno de España que dote a las comunidades autónomas de mecanismos de financiación adicionales y sin condiciones para poder hacer frente a la lucha contra el coronavirus (COVID-19), como los que ha aprobado la Unión Europea para los países miembro afectados por la pandemia.

Entre las medidas que se proponen desde el Gobierno regional se encuentra la creación de un fondo extraordinario no reembolsable, así como la suspensión de la liquidación del año 2020 del Sistema de Financiación Autonómica, ya que las necesidades financieras derivadas de la crisis sanitaria superan ampliamente las partidas presupuestarias vigentes.

Así se lo han trasladado los consejeros de Hacienda de Galicia, Castilla y León, Murcia, Andalucía, Ceuta y Madrid a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a través de una carta conjunta que han enviado hoy al Ministerio. Las seis comunidades autonómicas consideran prioritario que el Gobierno de la Nación adopte medidas rápidas y eficaces para ayudar a las autonomías en la batalla frente a la pandemia que está requiriendo de “un esfuerzo presupuestario sin precedentes”.

En el caso de la Comunidad de Madrid, se estima en más de 2.000 millones de euros el gasto derivado del COVID-19, sumando las actuaciones en sanidad y en otras áreas críticas y las actuaciones de ayuda al tejido productivo.

CONVOCATORIA URGENTE DEL CONSEJO DE POLÍTICA FISCAL

Para poder abordar las necesidades de financiación de las comunidades autónomas frente a la crisis sanitaria, los consejeros de Hacienda han pedido la convocatoria urgente del Consejo de Política Fiscal y Financiera para poder abordar la puesta en marcha de nuevos mecanismos lo antes posible.

Así, solicitan que se agilicen los trámites para que las autonomías empiecen a recibir las líneas de financiación extraordinarias aprobados por la Unión Europea para los países miembros afectados por el COVID-19. El objetivo es que en 2020 se puedan certificar ya los gastos de personal y de material sanitario derivados de la pandemia ligados a dichos fondos europeos. 

Al mismo tiempo, se pide que las comunidades autónomas puedan beneficiarse también de unas condiciones más ventajosas a la hora de financiar su deuda en los mercados, como están planteando las instituciones europeas.

La Comunidad de Madrid ha solicitado al Gobierno de España que dote a las comunidades autónomas de mecanismos de financiación adicionales y sin condiciones para poder hacer frente a la lucha contra el coronavirus (COVID-19), como los que ha aprobado la Unión Europea para los países miembro afectados por la pandemia.

Entre las medidas que se proponen desde el Gobierno regional se encuentra la creación de un fondo extraordinario no reembolsable, así como la suspensión de la liquidación del año 2020 del Sistema de Financiación Autonómica, ya que las necesidades financieras derivadas de la crisis sanitaria superan ampliamente las partidas presupuestarias vigentes. 

Así se lo han trasladado los consejeros de Hacienda de Galicia, Castilla y León, Murcia, Andalucía, Ceuta y Madrid a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a través de una carta conjunta que han enviado hoy al Ministerio. Las seis comunidades autonómicas consideran prioritario que el Gobierno de la Nación adopte medidas rápidas y eficaces para ayudar a las autonomías en la batalla frente a la pandemia que está requiriendo de “un esfuerzo presupuestario sin precedentes”.

En el caso de la Comunidad de Madrid, se estima en más de 2.000 millones de euros el gasto derivado del COVID-19, sumando las actuaciones en sanidad y en otras áreas críticas y las actuaciones de ayuda al tejido productivo.

 

CONVOCATORIA URGENTE DEL CONSEJO DE POLÍTICA FISCAL

Para poder abordar las necesidades de financiación de las comunidades autónomas frente a la crisis sanitaria, los consejeros de Hacienda han pedido la convocatoria urgente del Consejo de Política Fiscal y Financiera para poder abordar la puesta en marcha de nuevos mecanismos lo antes posible.

Así, solicitan que se agilicen los trámites para que las autonomías empiecen a recibir las líneas de financiación extraordinarias aprobados por la Unión Europea para los países miembros afectados por el COVID-19. El objetivo es que en 2020 se puedan certificar ya los gastos de personal y de material sanitario derivados de la pandemia ligados a dichos fondos europeos. 

Al mismo tiempo, se pide que las comunidades autónomas puedan beneficiarse también de unas condiciones más ventajosas a la hora de financiar su deuda en los mercados, como están planteando las instituciones europeas.