Nos acabamos de enterar de los últimos datos con respecto a las cifras de paro en enero de este año 2021. Y parece que, a la vez que crece el número de contagios de coronavirus también aumentan los casos de desempleados en España, concretamente 76.216 nuevos parados en nuestro país, lo que supone un aumento del 1,8% en un mes.

Estos datos concuerdan totalmente con los extraídos del portal de empleo Jobatus.es que ha registrado un descenso del 17,5% en la cantidad de ofertas publicadas en su web desde que acabó diciembre y prácticamente la campaña de Navidad. Esto es algo habitual en esta época del año, y se corresponde con el importante aumento que ya hubo a primeros de noviembre, desde que comenzó la campaña del Black Friday.

Sin embargo, es destacable y muy sorprendente que este aumento del número de desempleados, a pesar de ser muy preocupante en números absolutos, es significativamente más bajo que en los dos años anteriores. El porcentaje exacto es un 15,5% más bajo en 2020 y un 8,2% en 2019, con un aumento de 90.000 y 83.000 parados respectivamente.

Por desgracia, estas cifras no pueden desviar la atención de lo verdaderamente importante, que el número de personas sin trabajo actualmente asciende a 3.964.353 en España. Y esto teniendo en cuenta que aquí no se incluyen los trabajadores que están en suspensión de empleo o con horario reducido por causa de un ERTE.

La incertidumbre en relación al empleo sigue siendo la principal preocupación de la mayoría de los españoles, y muchas familias tienen que recurrir a la solicitud del Ingreso Mínimo Vital (IMV), una de las medidas que el Gobierno instauró como ayuda a la crisis del coronavirus.

Tanto es así que la propia web de Transparencia ha tenido que colocar un aviso pidiendo a los ciudadanos que no utilicen el portal para preguntar por la tramitación de esta ayuda, ya que no es el medio para esta solicitud.

La buena noticia es que el gobierno ha aprobado una serie de mejoras con respecto a las personas que pueden optar a recibir este ingreso, incluyendo ahora también a las personas sin hogar.

En definitiva, estamos en plena tercera ola del virus y no parece que las cosas vayan a mejorar a corto plazo con respecto al empleo, aunque de vez en cuando haya alguna noticia más alentadora.

Habrá que estar atentos a lo que pase cuando se acaben las prórrogas de los ERTES.