Vemos en prensa el siguiente artículo

https://www.elespanol.com/espana/20210904/revilla-millones-ue-ebro-electricos-sin-conductor/607189833_0.html

donde se informa que el Gobierno de la Comunidad Autónoma de Cantabria “ha solicitado a la Unión Europea 330,6 millones de euros para financiar un proyecto privado que pretende convertir la comarca del Alto Ebro en un macro complejo de turismo de aventura.” “El Ejecutivo de Revilla ha incluido este proyecto en el programa Cantabria (re)Activa, que se financiará con los fondos de la Unión Europea canalizados a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno.”

Este Proyecto tiene dos características principales, además de la alta inversión: a) la fantasía tecnológica, ya que toda la movilidad en helicóptero, barco y coche será en vehículos sin tripulación; b) la afección medioambiental, ya que se altera la cuenca del río Ebro para “la construcción de varios canales y embalses artificiales”.

Al revisar el programa Cantabria (re)Activa podemos apreciar que para un sector económico capital para La Montaña como es la ganadería la Estrategia de refuerzo del sector primario y agroindustrial de Cantabria solicita una subvención de 41,7 millones de euros, menos del 13% del importe del futurista proyecto de turismo del sur de Cantabria. Al comparar estas dos iniciativas surgen, entre otras, las siguientes preguntas:

1) ¿Es creíble que la movilidad de los hipotéticos turistas se hará en vehículos sin tripulación? ¿Los turistas se sentirán seguros al ver que no hay piloto en una época donde la seguridad es factor básico a la hora de elegir destino de vacaciones?

2) ¿No es más lógico invertir en un sector como el ganadero con una tradición de siglos que en un proyecto de turismo de éxito más que dudoso?

3) ¿Tiene sentido hacer una inversión tan elevada en un proyecto de turismo en unos tiempos en los que la movilidad entre territorios se va a restringir como consecuencia de las exigencias de vacunación covid 19 y test pcr?

4) ¿No será más lógico apostar por el sector de la alimentación en una época como la que vivimos en la que la salud es lo primero más que nunca y una buena nutrición ayuda a mantener un buen sistema inmunitario, nuestra mejor baza para evitar la enfermedad covid19?

5) Si lo que se pretende es fijar la población rural, ¿no es mejor ayudar a un sistema consolidado como el ganadero, expandido por todo el territorio de la provincia, que vertebra todos los valles montañeses que a uno hipotético de turismo en la zona menos poblada de Cantabria?

6) Dado que uno de los atractivos fundamentales de la zona cántabra al sur del embalse del Ebro es su carácter natural muy poco alterado, ¿es lógico adulterarlo creando obras artificiales que restan pureza a la naturaleza y por lo tanto atractivo a esta zona?

Así podría seguir formulando preguntas y más preguntas, pero creo que se deben sacar unas conclusiones:

1) La mayoría de los medios de comunicación son mansos con el poder, no suele haber artículos críticos con sus proyectos o iniciativas.

2) Pocas personas leen este tipo de noticias con la atención que merecen.

3) Las pocas personas que lo leen a lo sumo ponen un comentario de protesta en la noticia, pero no hacen nada más allá de eso.

La realidad es que no hay una reacción popular contra este tipo de decisiones políticas y si la sociedad no se organiza y se enfrenta a las élites políticas, la decadencia y la podredumbre de España continuarán.