El Potro de herrar

El Potro de herrar de La Serna del Monte es una construcción típica de los municipios de la Sierra Norte de Madrid, seña de identidad inequívoca de la tradición ganadera de estos pueblos. Su origen se remonta a la Edad Media y algunos de ellos se han venido utilizando hasta bien entrado el siglo XX. El potro era utilizado por los vecinos para inmovilizar a los animales y así herrar a las cabellerías y practicarle determinadas curas al ganado.

El potro de herrar se componía de los siguientes elementos:

— Monolitos de piedra clavados firmemente en el suelo y que construyen el soporte fundamental del resto de la estructura. Hay otras piedras menores cuya misión es la de servir de apoyo a la pata doblada del animal y facilitar el trabajo del herrero.

— El yugo de madera (también llamado ublo), donde se sujetaba la cabeza del animal.

— Los travesaños de madera donde se ataban las cinchas de cuero que contribuían a inmovilizar aún más al animal.

La Iglesia de San Andrés

La Iglesia de San Andrés de La Serna del Monte conserva de la antigua construcción la planta, de una sola nave, y la espadaña.

El edificio fue reformado en la segunda mitad del siglo XX; se reconstruyó la cubierta, se añadió un porche de entrada y los paramentos interiores fueron pintados de blanco.

Posee un retablo del siglo XVIII, columnas salomónicas y esculturas barrocas de San Andrés y de la Virgen con niño del siglo XVI y XVII.

Área Recreativa El Arroyo

La Fragua

La mayoría de los vecinos del municipio de la Serna del Monte eran labraderos y ganaderos. El oficio de herrero era uno de los más importantes. A el acudían los vecinos a herrar a los animales, arreglar útiles de labor como; arados, rastrillos, elementos de los carros y otro aperos que utilizaban antiguamente.

Homenaje al Batallón de Trabajadores de la Guerra Civil