La pandemia ha incrementado el número de compradores online. De hecho, durante el confinamiento, comprar a través de Internet fue el único medio para adquirir artículos no esenciales.

Con el Black Friday a la vuelta de la esquina y la temporada de compras navideñas a punto de arrancar, muchos consumidores recurrirán a la Red para llenar su cesta y sortear las restricciones actuales. Concretamente, el 65% de los consumidores que tiene previsto comprar durante el Black Friday lo hará por Internet, según un estudio del Observatorio Cetelem, 15 puntos porcentuales más que durante el pasado año.

El comercio electrónico ha crecido considerablemente durante los últimos años y con él, también los fraudes. En 2018 se registraron más de un millón de fraudes con tarjetas emitidas en España y del total, el 64% de los fraudes estuvieron relacionados con operaciones remotas, según un informe del Banco de España. Para ponerlo en contexto, “las cifras anteriores suponen 1,4 operaciones fraudulentas al año por cada 100 tarjetas, por un importe de 74 euros”, aclara el regulador.

La PSD2 refuerza la seguridad de los pagos online

Este año, la seguridad de los pagos electrónicos se verá reforzada gracias a la implementación del sistema de doble autenticación de la directiva PSD2, explican fuentes del comparador de productos financieros HelpMyCash.com.

Ahora, para validar un pago online será necesario combinar dos de estos tres elementos: algo que solo conozcamos nosotros (contraseña, código pin…), algo que solo tengamos nosotros (código recibido por SMS al móvil…) y algo que forme parte de nosotros (patrón del iris, huella dactilar…). Aunque la fecha límite para implementar la autenticación doble es el próximo mes de diciembre, varios bancos se han adelantado y han empezado a aplicar la autenticación reforzada en las compras online durante los meses de octubre y noviembre.

En cualquier caso, a la hora de comprar por Internet debemos aplicar el sentido común y, ante cualquier alerta, abandonar el proceso de compra. A continuación, el comparador HelpMyCash nos da cinco consejos para evitar que nos timen durante el Black Friday y la época navideña al comprar por Internet.

  • Compra solo en webs seguras

Antes de comprar, debemos verificar que la web es segura, pero ¿qué pistas podemos encontrar para saber si un comercio online es de confianza? Primero, la URL del comercio comienza por https y va precedida de un pequeño candado, lo que nos indicará que la transferencia de datos es privada. Segundo, el certificado de la página es válido y se ha emitido para ese sitio, algo que podemos comprobar pinchando sobre el candado mencionado antes. Tercero, la web dispone de un aviso legal, de los términos y condiciones y hace referencia a la política de devoluciones. Y, cuarto, existe un canal de atención al cliente.

Por otra parte, muchos expertos, incluida la Oficina de Seguridad del Internauta, recomiendan no comprar utilizando redes de wifi públicas, ya que otras personas podrían interceptar nuestras comunicaciones. En su lugar, deberíamos usar una red de confianza como, por ejemplo, la doméstica.

  • No caigas en la trampa de las superofertas

El Black Friday es sinónimo de ofertas, pero no olvidemos que nadie da duros a cuatro pesetas. Si encontramos una web en la que los precios son escandalosamente bajos en comparación con la competencia, alerta, porque podríamos estar ante un intento de fraude. Muchas webs usan los miniprecios como ganchos para captar a internautas a los que les acaban robando los datos de sus tarjetas cuando intentan hacer la compra o simplemente les cobran el importe marcado, pero no les envían ningún producto. También podría darse el caso de que los productos fuesen reacondicionados o falsificaciones, lo que explicaría los precios.

  • Usa tarjetas prepago o con CVV dinámico

Una tarjeta prepago funciona como un monedero: podemos cargarla con el importe que queramos y solo se puede gastar el dinero que haya en la tarjeta en cada momento. Al no estar conectada con nuestra cuenta corriente ni con una línea de crédito, si nos la roban o la duplican, solo podrán robarnos el dinero que hayamos cargado en ella, explican los expertos de HelpMyCash. Lo ideal es añadirle el dinero justo que se vaya a usar y descargarla posteriormente si sobra saldo para dejarla vacía. Hoy en día podemos conseguir tarjetas prepago gratis, tanto en soporte físico como virtuales.

Las tarjetas de débito o de crédito con CVV dinámico son otra forma segura de comprar por Internet, aunque de momento apenas hay opciones en el mercado y no son tan populares como las prepago. La tarjeta de crédito Calma de Deutsche Bank incorpora la tecnología Motion Code gracias a la cual el código de la tarjeta cambia cada cuatro horas. Por otra parte, las recientemente estrenadas tarjetas Aqua de BBVA generan un nuevo código CVV para cada compra que está activo solo durante cinco minutos y que únicamente puede consultar el titular a través de la banca online.

  • Apaga tus tarjetas

Algunas entidades permiten habilitar y deshabilitar la opción de comprar online según las necesidades del cliente. La mayoría de los bancos, además, permite bloquear temporalmente las tarjetas a través de su app y volverlas a activar cuando se vayan a usar. Mientras estén congeladas, no se podrá hacer ningún tipo de operación con ellas.

  • Revisa las opiniones de otros usuarios

Una simple búsqueda en Internet puede evitar que acabemos siendo víctimas de una estafa. Si tecleamos el nombre del comercio en nuestro buscador, probablemente encontremos opiniones de otros usuarios en páginas webs, blogs o foros que nos alerten de un posible engaño.