Hagamos la suma: un entorno privilegiado, en plena naturaleza y con unas preciosas vistas sobre el Valle del Lozoya, productos de mercado de primerísima calidad y el buen hacer de Ángel y Almudena. El resultado no es otro que La Barrica de la Serna, un restaurante situado en La Serna del Monte que se presenta como una oportunidad única de degustar la auténtica cocina serrana. Con los cinco sentidos. Por eso, en Sierra Norte Digital hemos querido acercarnos a este restaurante para contaros de primera mano cómo es su gastronomía.

 

Nos encantaros sus croquetas de la casa, especialmente las de albahaca por su originalidad y sabor. Sin olvidar de jamón, de bacalao, de boletus, etc. ¡Nos gustaron tanto que no nos dio tiempo a hacer foto del plato para poder mostrároslas! No os perdáis tampoco dentro de sus entrantes su pulpo de roca gallego con puré duquesa y crujiente de batata. Por supuesto, también sus ensaladas y sus riquísimas anchoas del Cantábrico en pan de cristal.

 

Dentro de los primeros nos quisimos decantar por sus verduras con cremoso y gratinado de albahaca y por su risotto mare monte, aunque su carta es muy extensa y creada para dar cabida a todos los gustos y edades. Las carnes también triunfaron en nuestra mesa, con un exquisito solomillo con salsa de pimientos asados que hizo las delicias de los comensales. Mención especial para el chuletón con salsa de la casa, no apto para estómagos pequeños. En este apartado hay que comentar que el restaurante La Barrica de la Serna emplea productos de primera calidad de la zona, carnes con D.O. Sierra de Guadarrama y verduras frescas de la huerta.

 

Salmón en papillote, Vieiras gratinadas, Rollitos de merluza rellenos de gambas… los pescados son una delicia dentro de la carta de La Barrica de la Serna. Los recomendamos totalmente. Tampoco faltan en ella postres caseros como el tiramisú, el flan, el arroz con leche casero o e bizcocho ‘La Barrica’ para los más golosos. Ni los buenos vinos nacionales y con las mejores Denominaciones de Origen.

 

En definitiva, un lugar para degustar platos de alto nivel que reflejan a la perfección el sabor y la esencia de la Sierra Norte de Madrid, pero también para alargar la sobremesa gracias a su terraza y al parque dentro del recinto, para que los más pequeños puedan disfrutar al máximo de su visita a La Barrica de la Serna. Totalmente recomendable.