Es muy curioso que cosas razonables y deseables se conviertan en una barbaridad cuando se generalizan a utopías por el sistema actual.

Es absolutamente justo que si un miembro del pueblo tiene una real necesidad vital, se le ayude a solucionar esa necesidad y pueda vivir de forma digna, y buscarle un trabajo lo antes posible.

Es más esa idea es esencial en el socialismo comunitario que defendemos, es su base, es la Comunidad popular.

Cuando hay 1,5 millones de españoles de menos de 30 años que no tiene trabajo ni estudian… y cuando un 45% del trabajo es temporal, este problema es gravísimo y debería ser el esencial.

Llega el Sistema progresista-capitalista y confunden todo, creando un total desastre.

1- Renuncia ni a solucionar ni a cambiar los principios globalizadores o mundialistas del mercado. Ni tocar los principios que promueven el mercado global, las multinacionales dominadoras, la finanza, la invasión inmigratoria,

2- Se ignoran las razones de esa necesidad vital, que son las que se deberían solucionar junto a la propia necesidad.

3- Se confunde solucionar esa necesidad con dar dinero gratuitamente.

Estos tres errores provenientes de las utopías progresistas y capitalistas llevan a unas soluciones absurdas y defectuosas totalmente.

1- El error esencial es el primero: no abordar el problema del paro como la base de todos los demás problemas.

La renuncia a solucionarlo se debe a que las soluciones van contra los principios del sistema capitalista y progresista.

El capitalismo necesita paro para tener una mano obra sobrante, barata y dócil, y exige la globalización del mercado (apoyado por el mundialismo progresista) lo que es mortal para solucionar el paro.

Y el progresismo, apoyado por el capitalismo, fomenta la llegada de millones de inmigrantes cuando hay millones de parados.

2- Se ignoran totalmente las razones o causas de la necesidad.

Si un miembro del pueblo tiene problemas vitales puede ser por varios motivos. Uno es no encontrar trabajo, otro no poder trabajar pese a desearlo por motivos diversos de salud, etc, también porque aun teniendo trabajo no pueda con su solo sueldo mantener la familia, pero también podría ser debido a una conducta suya previa que le haya llevado a deudas, drogas, vicios, delincuencia, no buscar trabajo o no aceptar trabajos que no le gusten, una vida disoluta, vagancia, etc…

Nunca se examinan las razones del estado de necesidad de la persona que pide ayuda. Esto es un error fundamental, que lleva a todo tipo de estafas y abusos ‘legales’.

Quien trabaje en ‘negro’, sin contratos ni facturas, puede pedir ayuda pese a lo que realmente gana. Es más fomenta que alguien desee cobrar sin declararlo y así poder cobrar a la vez del gobierno. Un ‘camello’, distribuidor de drogas o una prostituta son clientes abonados a pedir ayuda vital al no tener ingresos declarados.

Desde luego la masa inmigrante es la mayor beneficiada, ni trabajan oficialmente, ni tienen reparo moral alguno en vivir de ‘gorra’ del sistema. Hace poco vimos una lista de ‘ayudados’ de la ciudad de Ávila, y el 90% eran apellidos africanos.

El efecto de llamada a la invasión inmigrante es total, ánimo, en España solo llegar y a cobrar.

Al no tener control alguno de las causas, y ser una ayuda ‘permanente’ la incitación a tener este ‘sueldo’ de forma constante y buscarse ganancias extras no declaradas es enorme.

En cambio un trabajador honrado con sueldo mínimo no va a poder acceder a las ayudas. De esta forma la ayuda al pueblo honrado y trabajador que tiene problemas será mínima frente al dispendio entre miles de chupópteros que mostrarán aun mayor ‘necesidad oficial’.

3- Si todo lo anterior ya es grave, lo peor es el espíritu que mueve este tipo de ayudas oficiales.

El economista que ha redactado el texto de esta Renta Básica Universal hizo unas declaraciones alucinantes, muy propias del progresismo más imbécil: “El trabajo no dignifica, dignifica la existencia material garantizada”.

La idea de que el dinero lo es todo, el trabajo es una maldición que es mucho mejor poderlo evitar como medio para obtener dinero. No se trata de tener trabajo sino dinero. No se trata de colaborar con la comunidad sino de vivir a su costa. No hay honor de trabajador sino vivir como las cigarras del cuento.

Para colmo esta ayuda no obliga, como pasa con el seguro de paro, a ningún trabajo comunitario, a alguna tarea o función exigible para colaborar con la comunidad en temas no rentables pero necesarios. Este es un defecto general que proviene de la idea de dar dinero, no trabajo que justifique ese dinero.

La verdadera solución es lograr un paro casi nulo, dar trabajo, eso da dignidad y medios.

El sistema capitalista no desea paro nulo para dominar al trabajador, y el progresismo no valora el trabajo sino el dinero.

En fin, dado el sistema, al menos alguna parte de ese dinero irá a españoles necesitados, algo es algo….