La Comunidad de Madrid pone en marcha el Plan Integral de Mejora de la Atención Primaria, que contempla una inversión de 200 millones de euros para reforzar la atención en los centros de salud de la región durante los próximos dos años. Entre otras medidas, se contempla la creación de 1.200 plazas de distintas categorías profesionales, mejoras salariales, digitalización de consultas y nuevas infraestructuras.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha dado a conocer telemáticamente a los directores de estos recursos públicos las líneas estratégicas del Plan, que también recoge una reorganización asistencial, para ofrecer al paciente una atención más ágil y de calidad, y al profesional, más protagonismo en la toma de decisiones de gestión.

El Plan cuenta con una partida de cerca de 80 millones de euros en materia de Recursos Humanos. En este apartado se incluye la creación de 1.200 plazas de distintas categorías y compensaciones retributivas para los profesionales de centros de salud, consultorios locales y servicios de atención rural (SAR), según las características y la complejidad de la actividad. La Consejería de Sanidad se encuentra a la espera de cerrar con los sindicatos este punto tras la reunión celebrada ayer con la Mesa Sectorial.

Recuperación de la normalidad

Ruiz Escudero ha anunciado también que, ante el actual contexto epidemiológico por la evolución del COVID-19, Sanidad prosigue con la recuperación de la actividad presencial en los centros de salud, que se sitúa ya en torno al 70%, y que están normalizando su accesibilidad con la recuperación de los aforos y la eliminación de los controles de acceso.

En el encuentro con los directores, el consejero ha avanzado que se pondrán en marcha medidas para facilitar el acceso del ciudadano a estos espacios, así como agilizar la citación a través de distintos canales (web, APP) y con el profesional más adecuado, según la necesidad del paciente. A la vez, estas iniciativas servirán para reducir la carga burocrática en las consultas y, por lo tanto, posibilitarán más tiempo del sanitario para dedicar al paciente.

Entre otros, se contará con un programa para garantizar que sean atendidas las llamadas telefónicas que superan el tiempo de espera, que se recuperarán por parte del personal del Centro de Atención Personalizada (CAP) de la Consejería de Sanidad. En paralelo, se reforzarán las acciones emprendidas para revisar y modernizar las centralitas y su capacidad de recepción de llamadas.

Al mismo tiempo, se creará un Centro de Atención Telefónica (CAT) que resolverá trámites y consultas de carácter administrativo que planteen los pacientes. Y los usuarios puedan citarse directamente con odontólogo, matrona y trabajador social.