Entre los meses de mayo y julio las subrogaciones de hipoteca aumentaron más de un 50% en nuestro país en comparación con el mismo periodo de 2019, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Esta cifra es una clara muestra de la predisposición creciente de los hipotecados por mejorar sus condiciones de financiación y empezar a ahorrar en intereses. Un estudio realizado por el comparador financiero HelpMyCash.com revela que, en estos momentos, cambiar la hipoteca de entidad permite ahorrar hasta 40.000 euros, dependiendo del tipo de interés del banco actual. Además, para aquellos clientes que no se decidan a dar el paso, los expertos recuerdan que es una operación sin demasiadas complicaciones y que podría ser muy barata o totalmente gratuita.

Los gastos de cambiar de banco: ¿quién paga qué?

Para subrogar la hipoteca es necesario formalizar una serie de trámites que requieren la intervención de una notaría, de una gestoría y del Registro de la Propiedad. Sin embargo, según la ley hipotecaria, le corresponde al banco afrontar estos gastos.

El cliente, por su parte, deberá abonar únicamente el coste de la tasación de la vivienda, que suele oscilar entre los 300 y los 500 euros, y la posible comisión por subrogación que le aplique su banco. Esa penalización tan solo se pagará si así lo recoge la escritura de la hipoteca y el porcentaje aplicado está regulado por ley.

Los límites se establecen dependiendo del año en el que se firmó la hipoteca y de si se trata de un crédito a tipo fijo o variable. En cualquier caso, la comisión por subrogación máxima será del 2% o del 0,15% si el cliente aprovecha el cambio de banco para pasarse del tipo variable al fijo.

En total, para una hipoteca de 100.000 euros y suponiendo que el banco aplicara la comisión máxima, el total a pagar sumando la tasación no superaría los 2.500 euros.

¿Cuándo puede salir gratis cambiar la hipoteca de banco?

Que cambiar de banco cueste más o menos o, incluso, salga gratis, dependerá tanto del banco actual, en función de si aplica alguna penalización o no, como de la entidad a la que se mueva el préstamo hipotecario. En referencia a esto último, por una parte, existen entidades como Kutxabank que financian el coste de la comisión por subrogación. Así, aunque es cierto que esa cuantía devengaría intereses, en cifras serían unas decenas de euros adicionales que permitirían hacer el cambio con más desahogo, siendo la tasación el único gasto a abonar en el momento.

Por otra parte, algunas financieras como ING, aunque no se ocupan de la comisión por subrogación, pagan la tasación a cambio. Así, aquellos que decidan mover su crédito al banco naranja y no tengan comisión por subrogación podrán mejorar las condiciones de la hipoteca sin pagar ni un euro.

Hacer una subrogación merece la pena casi siempre

Gratis o pagando, cambiar el préstamo hipotecario de entidad es una operación que sale a cuenta en la mayoría de los casos. De hecho, según un estudio realizado por HelpMyCash, el 65% de los hipotecados saldría ganando con el cambio y casi la mitad de los encuestados podría ahorrarse unos 1.200 euros al año al mejorar las condiciones del crédito. El secreto de estas cifras yace en el alto tipo de interés que solían firmar los clientes (de hasta el 4%) en comparación con los precios actuales de las hipotecas, unos productos con un interés medio de alrededor del 1,70%.

Con el objetivo de ayudar a los clientes a calcular cuánto podrían ahorrar al cambiar de banco, el comparador financiero ha diseñado un simulador de subrogación totalmente gratuito. Para conocer el ahorro estimado, solo hay que introducir el tipo de interés de la hipoteca vigente, el capital que falta por devolver y el plazo de amortización pendiente.