Declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en Toledo tras su reunión con el presidente de Castilla-La Mancha, Emilio Page.

Yo lo que tengo claro es que hay que pelear algo que también sea bueno para Madrid y para todos, pero no como siempre, siendo la última y esto es así porque cuánto mejor le vaya a Madrid mejor le va a ir al conjunto del país.

Estoy convencida de que el presidente de Castilla-La Mancha y yo coincidimos en que este sistema de financiación, que es la administración de todos los españoles, donde no se puede tratar es en mesas bilaterales con los independentistas porque no se van a contentar jamás, ni desde luego, están buscando el beneficio de conjunto de España, cosa que nosotros sí hacemos.

La Comunidad de Madrid es la que más aporta al sistema de financiación y esto tiene que seguir siendo así. Lo que es cierto también es que no siempre es la mejor tratada* por este sistema que se pergeñó en su momento por el Gobierno de Zapatero para contentar a los que nunca se van a contentar en este país, que son los independentistas.

Ahora estamos ante el dilema de la reforma de este sistema y es loable que cada Comunidad Autónoma pida lo mejor para sus administrados. A cada uno les importa un criterio diferente:  población y recaudación en el caso de la Comunidad de Madrid; dispersión, despoblación y envejecimiento en el caso de Castilla-La Mancha y probablemente Castilla y León y en aquellas que tienen otros problemas derivados de la situación geográfica de cada uno de sus habitantes...

 

DATOS ECONÓMICOS

El PIB ha crecido en Madrid un 31,7% interanual en el segundo trimestre y esto se trata del mayor repunte de nuestra Historia, 12 puntos por encima de la media nacional. Creo que necesitamos valorarlo porque en estos datos también se arroja otro hecho y es que se está recuperando en la Comunidad de Madrid más rápido que el resto de España y al mismo ritmo que la zona euro.

Por tanto, podemos decir que Madrid vuelve a impulsar el crecimiento en España y esto es fruto de las políticas que hemos puesto en marcha en los momentos más difíciles de la pandemia. Estos datos respaldan la estrategia de Madrid: impuestos bajos, libertad económica y luchar contra la pandemia con medidas creativas, pero sin parar nuestra economía.