Siendo imposible atender un préstamo ICO y tras la disminución de ingresos de su socia (su hermana) cerró su centro de estética a inicios de 2018.

La Asociación de Ayuda al Endeudamiento ha conseguido que la protagonista de esta historia se libere de 37.083,80 euros reclamados hacia su persona.

Desde esta sentencia, tiene una segunda oportunidad para volver a empezar otro proyecto empresarial si así lo quisiera.

Solucionar la insolvencia tras un negocio y lograr la  condonación de un crédito ICO

Esta madrileña ha sido la última de las beneficiadas por la Ley de la Segunda Oportunidad, norma que está permitiendo a pequeños emprendedores a cerrar sus negocios fallidos sin tener que responder de sus obligaciones. Desde 2009 era propietaria de un centro de estética con una rentabilidad bastante aceptable. Tanto era así, que quería ampliar el centro y expandirse a otros lugares.

En 2016, solicita un préstamo ICO para ello. Desafortunadamente, coincidió con una disminución de los ingresos de su socia y una inversión fallida en la expansión del negocio. Debido a un mal ambiente laboral con los trabajadores, no consiguió traspasar el negocio, con lo que directamente optó por cerrar el centro.

Hecho esto, tocaba enfrentarse a todas las deudas originadas por su empresa, las cuales no eran solo bancarias sino también con Administraciones Públicas y trabajadores, a los que no se les pudo liquidar el despido. Esto le propició embargos sobre ella y su patrimonio.

A pesar de comenzar a trabajar en poco tiempo como consultora inmobiliaria e ir pagando poco a poco deuda tributaria atrasada, seguía teniendo casi 40.000 euros a deber y a inicios de 2021 con la pandemia por COVID-19 decidió buscar alguna solución más radical. Contactó entonces con la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, entidad sin ánimo de lucro formada por abogados expertos en la conocida “Ley de la Segunda Oportunidad”.

Fran Bautista, abogado responsable del caso, explica el objetivo de esta Ley y qué buscaba en primer lugar la exdeudora: “Esta asociada mostró siempre interés en pagar la deuda total pendiente, aunque su economía no se lo permitía. No obstante, el procedimiento de Ley de segunda oportunidad le ha posibilitado lograr el perdón del 100% de sus obligaciones pasadas y empezar de nuevo financieramente.

Pasos seguidos en su ley de segunda oportunidad

Inicialmente, se presentó en los juzgados de Madrid un escrito de preconcurso informando de la situación de la deudora. En este caso, al estar su hermana en la misma situación se les detalló la insolvencia de ambas. Desde entonces, se exime cualquier obligación de pago y conato de embargo de las financieras.

Posteriormente, se les presentó a todos los terceros un intento de acuerdo por el cual pagarían parte de esa deuda de forma asumible. La respuesta a esta propuesta fue contundente por parte de estos, que se mostraron reacios desde un principio.

No obstante, este rechazo fue lo que permitió a la asociada solicitar el perdón total de la deuda. El Juzgado de lo Mercantil Nº 9 aceptó esa propuesta tras comprobar todos los requisitos necesarios en el procedimiento.

Requisitos para beneficiarse de la Ley de la Segunda Oportunidad

Las condiciones para ello son: la insolvencia del interesado, que la cuantía global de la deuda no supere los cinco millones de euros, el intento de un acuerdo de pagos y, por supuesto, que no haya sido condenado por delitos socioeconómicos. Todo esto se resume en que el solicitante sea un deudor “de buena fe”.

La resolución definitiva concediendo el BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho) supone dejar libre de pagar 37.083,80 euros a esta asociada. Con esta sentencia los acreedores de la concursada -algunos como Wizink o Caixabank- no pueden reclamar nada más a la ex-deudora.

Ya son casi 70 sentencias favorables logradas por la Asociación de Ayuda al Endeudamiento en 2022. La Ley de la Segunda Oportunidad sigue creciendo en importancia y popularidad. Todas las sentencias de la entidad son de acceso gratuito en la web.