La Comunidad de Madrid solicita al Gobierno central que mantenga los fondos de la Política Agraria Común (PAC). Así se lo ha transmitido la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad del Gobierno regional, Paloma Martín, al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la reunión del Consejo Consultivo de Política Agraria.

La consejera madrileña ha señalado que los fondos de la PAC, que a partir de 2021 tendrán un nuevo modelo de aplicación, “son imprescindibles para estabilizar los mercados en niveles de precios dignos y proteger nuestro modelo agrario y rural frente a la competencia exterior, garantizando las rentas y competitividad de las explotaciones”.

Martín ha defendido, así, la posición de la Comunidad de Madrid en el Consejo Consultivo de Agricultura respecto a las ayudas de la PAC, que no se ha sometido a votación ya que en este órgano solo se realiza una exposición de los temas que se tratarán el Consejo de Ministros de la Unión Europea.

En este sentido, la consejera ha solicitado al ministro que impulse en el Parlamento Europeo “una corrección del Marco Financiero Plurianual para garantizar los recursos necesarios para nuestros agricultores, ganaderos y medio rural”. Una petición que la consejera espera que defienda el Gobierno central en el próximo Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea, que se celebrará los días19 y 20 de octubre en Luxemburgo.

El denominado Primer Pilar de la PAC, es decir, las ayudas directas a los agricultores y ganaderos, supone para la Comunidad de Madrid en torno a 40 millones de euros anuales que benefician a cerca de 5.000 ganaderos y agricultores de la región. Por ello, ha insistido Martín, es importante que se mantengan estos fondos, para garantizar las rentas y la competitividad de las explotaciones.

Ayudas complementarias para el campo

Las ayudas de la PAC están orientadas al mantenimiento de la viabilidad de las explotaciones agrarias, lo que favorece el mantenimiento de un campo vivo y activo. Además, el Ejecutivo madrileño cuenta con ayudas complementarias para las personas que trabajan en el campo, destinadas a la modernización y mejora de las infraestructuras agrícolas para estimular el comercio de los alimentos de la región.