Urgentes medidas a adoptar si queremos sobrevivir y reconstruirnos como Nación y como Pueblo:

1.- Regulación estricta de los mercados bancarios: la banca actual es un peligro para la economía. Hay que promover la creación de una banca privada que no sea un riesgo sistémico. Una banca que garantice la integridad de los depósitos y no como la actual, que tiene un coeficiente de caja del 1%. La Banca no podrá distribuir dividendos en los próximos 5 años. Se dedicarán los beneficios que genere a ganar músculo financiero y solidez para el futuro.

2.- Defensa y promoción de los sectores esenciales en la Economía: sector primario (agricultura, ganadería y pesca), transporte y distribución. Garantizar precios justos a los productores. Garantizar derechos y retribución justa a los transportistas. Reducción de las plusvalías de los grandes distribuidores. Especial protección a los servicios policiales y de seguridad privada, que deberán tener su justa retribución.

3.- Reducción de la fiscalidad a los autónomos, para que actúen como agentes dinamizadores de la economía. Eliminación de las cuotas mensuales. Se debe de acabar en España eso de pagar para poder trabajar.

4.- Defensa y promoción del sector sanitario: revisión de todos los contratos de gestión privada de los hospitales públicos y de los cánones que pagan las comunidades autonomías para su uso. Eliminación de cargos políticos y profesionalización total en el sector. Los profesionales de la Sanidad no tendrán que volver a emigrar porque España les dará posibilidades de desarrollo profesional y personal. Eliminación de la Industria del aborto y apoyo total a la natalidad y a su protección económica y social.

5.- Generación de nuevas Unidades del Ejército, de las Fuerzas Armadas y de la Policía preparadas para luchar contra las pandemias: incremento del gasto en la sanidad militar y policial, como punta de lanza en la lucha contra las pandemias. Creación de un nuevo servicio militar y policial entre los jóvenes que sirva de gestación de una reserva militar y policial que se pueda activar en caso de necesidad.

6.- Reducción sistémica de la Deuda Pública: declaración política de la condición de deuda no esencial al pago de los intereses de la deuda pública. Envío de una nota de suspensión condicionada a la recuperación económica a los acreedores de deuda pública que sean Fondos de Inversión especulativos. Posición dura el respecto en el FMI, Banco Mundial y ONU. Creación de una “posición común” con otros países en la misma situación. Análisis de nuestro acreedores y calificación de los mismos, a efectos del repago o no de la deuda pública y de sus correspondientes intereses. Se dará preferencia en el repago a los pequeños inversores nacionales.

7.- Salida inmediata de la Unión Europea y firma de acuerdos de libre comercio con Naciones de gran potencial económico, como Rusia. Creación de una Comunidad Económica de Naciones Hispanas que ponga fin al expolio que sufrimos por parte de las naciones anglosajonas. Búsqueda de sinergias económicas con países con los que compartimos idioma y cultura. Ruptura de acuerdos militares con la OTAN y repatriación de nuestros soldados de aquellos territorios que no tengan un impacto decisivo en nuestra seguridad nacional.

8.- Protección financiera: las plusvalías generadas se deben reinvertir en España. No puede salir riqueza de nuestra Nación.

9.- Desarrollo de una industria nacional al servicio de las necesidades provocadas por la pandemia: hay que generar capacidades productivas propias para que no seamos dependientes del exterior en aspectos esenciales. Reindustrialización de la nación. Autosuficiencia y autoabastecimiento serán criterios rectores de la economía nacional.

10.- Creación de Fondos de Estabilización: creación de huchas financieras en el exterior de carácter estatal que permitan el tirar de ellas cuando llegue la necesidad, como tienen Noruega y Rusia.

11.- Eliminación de las castas políticas subvencionadas y clientelares: ni una unidad económica para financiar más a vagos y maleantes políticos. Eliminación de todas las subvenciones públicas al cine, a la memoria histórica, a los partidos políticos, sindicatos y a cualquier otro fin de índole ideológico. Fin de los cargos de confianza. Apuesta decidida por la meritocracia.

12.- Eliminación de los agentes sociales parasitarios y de los liberados sindicales: sin excepción. Promoción de un asociacionismo profesional que defienda derechos de colectivos productivos frente a los parásitos. Creación de entidades asociativas que promuevan el desarrollo económico de zonas despobladas. Repoblamiento de las zonas del interior. Desamortización del patrimonio de los partidos políticos y sindicatos, así como de sus dirigentes que se hayan lucrado indebidamente.

13.- Creación de un Gobierno de Unidad Nacional conformado por tecnócratas sin vínculos con fuerzas políticas: los políticos son los máximos responsables de las consecuencias y efectos de la Pandemia en España, y no serán los que nos saquen de esta situación.

14.- Creación de centrales de compras de productos de primera necesidad en manos de profesionales: a partir de ahora, hay que buscar mejores precios mediante con una mayor capacidad de hacer pedidos, unificando las compras, y eliminando los intereses autonómicos y localistas.

15.- Eliminación de los sueldos públicos de los representantes políticos: el que quiera ayudar a la colectividad, que lo haga sin ningún interés personal, sabiendo que el servicio público le va a costar dinero y esfuerzo. Reducción del número de funcionarios por la vía de su correcto y paulatino trasvase al sector privado.

16.- Revisión de la fiscalidad privilegiada de las SICAV y de las SOCIMI: revisión y reclamación de las plusvalías que han generado en los últimos 30 años.

17.- Regulación de los mercados de bienes esenciales: fijación de precios máximos en productos de primera necesidad, incluida la vivienda, al objeto de garantizar su acceso a todo el Pueblo.

18.- Nacionalización de los Fondos Buitre y de todas aquellos Fondos de Inversión de índole especulativo y con bases en Paraísos Fiscales que tengan activos en nuestra Nación. Expropiación de todos los bienes cuyos propietarios estén domiciliados en los Paraísos Fiscales.

19.- Creación de un servicio nacional del trabajo, para que todos los jóvenes españoles, sin excepción conozcan en su pleno desarrollo corporal y espiritual la necesidad y la importancia de inculcar el espíritu nacional del esfuerzo y de la colectividad desde bien jóvenes.

20.- Repatriación de todo el dinero que como consecuencia de la corrupción en España se ha instalado en los Paraísos Fiscales, con especial interés en las comisiones de Juan Carlos I, y Ley que obligue a todos los españoles que tengan dinero en los paraísos fiscales a que lo repatrían a España, con pena de cárcel para el que se resista y de embargo de sus bienes. Establecimiento del criterio de la nacionalidad como el objetivo para pagar impuestos, como hace Estados Unidos, y plan de retirada de nacionalidad española a aquellos que no sigan las indicaciones.

21.- Liberalización total de los medios de comunicación, al objeto de destruir el actual oligopolio informativo que sólo sirve como lanza y escudo de los intereses partidistas de los partidos políticos. Control estricto sobre la publicidad institucional, a fin de que no tenga una finalidad meramente partidista.

22.- Una Universidad al servicio de los intereses de la Nación, donde reine la meritocracia y la excelencia, y donde se depuren los agentes infiltrados por el poder político, sea de donde sea, al igual que una reducción de sus presupuestos y una revisión de los méritos de los que ocupan sus actuales cargos académicos y de gestión más relevantes.

23.- Repatriación de los mejores talentos españoles que están fuera de la Nación con planes de estabilidad que sean atractivos.

24.- Regulación de la publicidad y de las grandes editoriales, con el objeto de democratizar su distribución, su edición y de evitar la promoción de autores mediocres al servicio del interés político de turno, como elemento dinamizador esencial de una cultura sana y verdaderamente patriótica.

25.- Reforma total de la Justicia para conseguir su despolitización y profesionalización, y fijación de plazos máximos para resolver las disputas, con sanciones de expulsión a quien no lo cumpla de forma intencionada, así como la creación de herramientas y refuerzos para desbloquear la Justicia, en aras de la obtención de la seguridad jurídica plena. No puede ser que España sufra la basura de justicia actual, que sólo beneficia a los políticos y a los poderosos.