El Canal de Isabel II – dueño y gestor de la instalación - ha decidido no abrir el área recreativa de Riosequillo en Buitrago de Lozoya. El ente público – que no ha querido hacer declaraciones a SER Madrid Norte y esto fue lo que le comunicaron a SIERRA NORTE DIGITAL – se ha limitado a explicar que han detectado deficiencias estructurales y que no pueden garantizar la seguridad de los bañistas.

 

El alcalde de Buitrago de Lozoya, Ángel Martínez ha lamentado que este verano se abran unas instalaciones que utilizaban cada año 50.000 bañistas y denuncia que dejan a sus vecinos sin alternativa de baño, pués Buitrago nunca ha abordado un proyecto de piscinas municipales ya que contaba con este envidiable área en medio de la naturaleza.

 
Martínez afirma que ante una justificación como la incapacidad de garantizar la seguridad de los bañistas, solo pueden lamentar que no haya habido una mayor previsión o no se hayan detectado antes los problemas. Por desgracia, ha reconocido, “no hay una solución inmediata”.

Martínez ha explicado que el ayuntamiento ha sido el primer sorprendido pues ya se había fijado la fecha de apertura y se habían limpiado y preparado las instalaciones para empezar a recibir bañistas.

El alcalde de Buitrago ha anunciado que van a mantener una reunión con el Canal de Isabel II para conocer ampliamente qué ocurre en las instalaciones y qué obras se van a abordar.

La no apertura de las piscinas de Riosequillo se suma a la prohibición de baño en La Pedriza y la limitación del número de bañistas en las Presillas – ambas por motivos de protección medioambiental. El problema es que la presión de visitantes se va a trasladar a los pantanos de la región.