Equo ha reclamado en el Congreso la construcción de un paso de fauna en la autovía A-1, en la Comunidad de Madrid, que minimice el atropello de grandes vertebrados a su paso por la zona y, más concretamente, para la protección del lobo ibérico, después de que se hayan detectado varias muertes de este animal en la vía.
 
El último siniestro de este tipo se registró el pasado 29 de octubre, cuando un lobo ibérico apareció sin vida en el kilómetro 79 de la A-1, a la altura del municipio madrileño La Serna del Monte. Pero antes, en 2015, se produjo un suceso similar en la carretera que une Guadarrama con Los Molinos y, un año después, en Somosierra. Ese mismo año, también fue hallado muerto un ejemplar de lobo ibérico en la M-608 en Manzanares del Real.
Según ha explicado el coportavoz del partido ecologista, el diputado Juantxo López de Uralde, en la sierra norte, y más concretamente en la vertiente meridional, viven tres grupos reproductores de esta especie autóctona, con unos 25 ejemplares, que ahora se ven amenazados por la "tupida red de viales" de la zona, tal y como ha denunciado el biólogo Juan Carlos Blanco.
También los agentes forestales han reclamado la construcción de un paso de fauna, en especial en la A-1, que, según han advertido, corta dos zonas de gran valor ecológico. "La A-1 es un punto crítico porque rompe la conectividad ecológica entre la Sierra de Guadarrama y la Sierra del Rincón", advierte el diputado de Equo en el texto registrado en la Cámara Baja, recogido por Europa Press.
"Es un punto clave donde muere mucha fauna atropellada y, además, causando un problema de seguridad vial", advierte López de Uralde, antes de reclamar al Goboerno medidas efectivas para parar esta situación y, sobre todo, para proteger una especie como el lobo ibérico.