Tanto si tenemos un crédito al consumo vigente con Bankia como con CaixaBank, las condiciones de la financiación que hemos contratado no variarán independientemente de la fusión, es decir, se respetará el contrato firmado, ya que se trata de un contrato definido en el tiempo.

No obstante, si este préstamo personal tenía vinculación y esta vinculación no tiene sus condiciones en el contrato del crédito al consumo, sí que podrían variar sus condiciones, aunque todavía ninguna de las entidades se ha pronunciado sobre cambios en el resto de productos.