Se ha producido un nuevo atropello que ha acabado con la vida de un lobo en el kiómetro 84 de la A1, a la altura del término municipal de Somosierra. No es la primera vez que ecologistas y sindicatos marcan esta ubicación como uno de los puntos negros para la biodiversidad y la seguridad vial, y reclaman que no se haga nada en este aspecto.

En esta línea, José Luis Díaz, del sector autonómico de Comisiones Obreras de la Comunidad de Madrid, considera que se deberían emprender medidas como la implantación de pasos de fauna para mejorar la seguridad vial y evitar este tipo de accidentes.

Desde el sindicato explican que con esta infraestructura no sólo se protegería a los lobos, si no también a otras especies autóctonas como corzos, reptiles o jabalíes.

Los agentes forestales se han manifestado a través de su Twitter

Image-1