A las 20,00 hrs en el Auditorio

Pieza escénico-performativa sobre la transmisión de saberes entre viejas y jóvenes que habitan el campo y que toma el título del estudio que Simone de Beauvoir realizó en 1970. La vejez es un destino. Textos periodísticos, poemas visuales, cuadernos personales y partituras físicas se mezclan con el lenguaje de la instalación audiovisual para contar la experiencia compartida de Las Thatcher, Fina Miralles y Esther Ferrer. Una joven contiene muchas viejas. Una vieja contiene muchas jóvenes. Aparece el tríptico “Vida y aprendizaje de una indomable” y el retablo variable “¡Viva Federica Montseny!” La edad, el género, la clase, la raza, la etnia, la procedencia. Variaciones compositivas que muestran la belleza del encuentro entre mujeres. Y la necesidad de continuar la lucha política por la dignidad y la justicia. “La idea es hacer un tributo a las mujeres mayores, brujas y creadoras de universos, hacer un ritual tecnocientífico y proponer un sintagma poético que abra ciclo. La belleza de la vivencia en la montaña o los vínculos amorosos de un presente continuo que cambia irremediablemente”. Esta pieza supone una reflexión personal sobre el paso del tiempo y el proceso de envejecimiento. 

Duración: 60min.