El escenario económico actual ha dejado a muchas personas frente a la difícil situación de verse obligadas a posponer sus obligaciones de pago. Existe, sin embargo, una alternativa que permite cumplir con los plazos y gastos urgentes que no justifican la solicitud de un crédito de gran envergadura. Los llamados préstamos online sirven justamente para eso, aunque la oferta puede ser abrumadora. Para despejar las dudas y elegir la mejor opción, lo más conveniente es ingresar en un comparador de préstamos

De qué hablamos cuando hablamos de préstamos online

La informática ha automatizado la mayoría de las operaciones y transacciones bursátiles del mercado. Sin embargo, fue la expansión de las telecomunicaciones la que posibilitó verdaderamente la consolidación de este nuevo mercado emergente. Gracias a que hoy la carga de gestionar y administrar un contrato por un préstamo se ha reducido al mínimo debido a la tecnología, se justifica la implementación de un tipo de crédito o microcrédito que puede ser solicitado de manera remota y que significa un riesgo muy bajo para las entidades financieras.

La aparición del usuario como cliente, en este aspecto, descubre que la instrumentalización de una categoría de financiación basada en sumas bajas y operaciones sencillas es muy conveniente. No solo el prestador del servicio encuentra un nuevo mercado, sino que el solicitante encuentra sustento económico para emprender proyectos personales o responder a urgencias e imprevistos de cualquier índole.

Condiciones y solicitud

Ante la gran cantidad de prestadores que pueden hallarse en este mercado, el usuario tiene muchas maneras de acceder a un préstamo que le sea conveniente. Lo más lógico es primero filtrar nuestra búsqueda a través de una plataforma de comparación del estilo de money24.es, una de las más importantes. Estas plataformas se encargan de recibir los requisitos del usuario y comparar las distintas opciones de financiación disponibles —son muchas, por lo que se trata de una herramienta fundamental—.

Al tratarse de montos variables, este nuevo mercado además genera las condiciones de pago que tienen en cuenta las necesidades del interesado y por eso tiene una tasa de impago muy baja. Dependiendo de si se dispone de aval o demostración de ingresos, las condiciones serán distintas y se podrá acceder a mayores montos. Sin embargo, en muchos casos ninguno de estos factores descalifica a la persona para solicitar un préstamo —incluso si no se tiene ningún aval o garantía o si se encuentra en ASNEF—.

Si bien las condiciones varían según el prestador y el perfil del solicitante, se pueden mencionar los requisitos básicos del sector: documento de identidadmayoría de edadresidencia españolacuenta bancaria e información de contacto (correo, teléfono, etc.).

La inestabilidad económica tiene un techo, según ciertos indicadores del mercado. Sin embargo, para aquellas personas que dependen de la actividad comercial o que han visto sus ingresos afectados por la reducción en el consumo, existen los préstamos online. Su tramitación es muy sencilla; solo se debe ingresar a un comparador de préstamos y realizar una consulta.