PUBLICADO EN EL MUNDO

¿Está estresado? ¿Harto de la tensión en el trabajo, del tráfico, de las peleas con la familia? Olvídese del spa o del yoga... y adéntrese en un bosque. Es la última tendencia en relajación y en Japón se llama Shinrin-yoku (traducida como terapia del bosque). Cada año, entre 2,5 y 5 millones de japoneses afectados por el estrés, la hipertensión y la ansiedad reciben este tipo de tratamiento, consistente en varias sesiones de paseos relajados por zonas forestales durante unas dos horas, con ejercicios de respiración dirigidos por monitores.

Para los interesados, las opciones para perderse en la naturaleza cerca de Madrid son muy numerosas y si al plan le añadimos el atractivo que trae el otoño con el cambio de tonalidades en el entorno, la experiencia es más que relajante. Estos días, la explosión de color la protagonizan fundamentalmente los hayedos, cuyas hojas tiñen de amarillos, rojos y ocres los bosques.

El más cercano a la capital es el espectacular Hayedo de Montejo, el único de este tipo en la Comunidad de Madrid, ubicado a aproximadamente hora y media en coche, dirección norte (acceso desde Buitrago de Lozoya por la N-1). Situado en el término municipal de Montejo de la Sierra, en las faldas de la Sierra de Ayllón, el bosque cuenta con 250 hectáreas llenas de enormes hayas de más de 20 metros de altura y también robles, cerezos silvestres, avellanos, abedules, rebollos, acebos, brezos y serbales, aunque en mucha menor proporción. Forma parte de la espectacular Sierra del Rincón, Reserva de la Biosfera, y está catalogado como Espacio Natural Protegido. Por ello, el número de visitas diarias está limitado y únicamente se puede recorrer a través de sendas guiadas gratuitas, previa reserva de autorización sin coste ( tel: 91 869 70 58, www.sierradelrincon.org o en el Centro de Recursos e Información Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón: calle Real, 64, Montejo de la Sierra).

Una vez dentro del bosque (justo a la entrada existe un área recreativa con merenderos), no será difícil relajarse y disfrutar del maravilloso entorno, en el que, además de hayas centenarias (algunas con nombre propio, como la Roca, de más de 250 años), si hay suerte, se pueden atisbar corzos, jabalíes, tejones, gatos monteses, águilas calzadas, mirlos acuáticos y hasta alguna nutria nadando en el río Jarama.

Dentro del bosque

Existen tres rutas para recorrer el Hayedo de Montejo, cada una con diferentes niveles de accesibilidad. La Senda del río (de dificultad baja y con una duración de 90 minutos) transcurre paralela al río y es la más recomendable para ir con la familia. En ella se pueden ver los árboles más emblemáticos del hayedo. La Senda de la ladera (de dificultad media y de hora y media de duración) coincide en parte con la anterior, pero luego asciende por una ladera en un tramo circular. La Senda del mirador (de dificultad alta) lleva también un recorrido ascendente hasta alcanzar la Ventana del Hayedo o mirador, con una de las panorámicas más bonitas de la cuenca alta del Jarama. Este recorrido es recomendable para las personas que ya han visitado anteriormente el bosque. Más información en www.montejodelasierra.net.

Tras visitar el hayedo, es recomendable seguir la terapia relajante por las diminutas y estrechas callejuelas de la encantadora Montejo de la Sierra, el típico pueblo serrano ubicado a sólo siete kilómetros de la entrada del recinto. Al pasear entre las casas de piedra, sorprende la cantidad de antiguas fuentes que alberga el municipio, vertebrado en torno al arroyo de La Mata. El centro neurálgico de la localidad, de unos 350 habitantes, esLa Plazuela, conocida, también, como La Plaza de la Fuente, porque allí se ubica la de los Tres Caños (siglo XIX), con agua que emana constantemente y que sirvió hasta no hace mucho de abrevadero para el ganado. Casi enfrente está el Ayuntamiento, un edificio de doble altura construido en 1942 con maderas obtenidas de El Chaparra, monte sobre el que se encuentra el Hayedo de Montejo, y al lado, en la Plaza Mayor, está la joya de la localidad: la Iglesia de San Pedro de Cátedra. El templo fue construido entre los siglos XVI y XVII y cuenta con la clásica espadaña, donde cuelgan las campanas centenarias.

Dónde dormir

Hotel Montedeltejo | Pozo, 23-25 | Tel.: 616 68 83 55 | 8 habitaciones | desde 40 euros. Hotel rural con encanto en un antiguo edificio de piedra y vigas de madera. Las habitaciones, algunas con preciosas vistas a la sierra, disponen de conexión WiFi gratuita. La casa cuenta con un jardín y una terraza y con un salón común con juegos y chimenea.

Mesón-hostal El Hayedo | calle del turco, 13 | Tel.: 918 69 70 23 y | 8 habitaciones | 40 euros. Una construcción típica de piedra de tres plantas alberga este hotel rural con capacidad para 20 personas situado en el centro del pueblo. Las habitaciones, abuhardilladas y con balcones, cuentan con todas las comodidades. En la planta baja se ubica el restaurante con menús caseros, como los judiones de la sierra y el cordero.

Dónde comer

Los platos tradicionales de la zona son las migas, las patatas secas, los judiones de Montejo(con carne), así como las carnes a la brasa y los asados de cordero. El Cermeño Casa Julia(Calle Real, 19. Tel.: 606 07 92 34) es un mesón rústico que ofrece buenos y abundantes platos caseros: ensalada de otoño, paletilla asada de cordero, costillas... Dispone de una amplia terraza con buenas vistas. A dos kilómetros de Montejo, en Horcajuelo de la Sierra, El Rincón del Cárabo (Pozas, 40. Tel.: 91 869 71 35) se caracteriza por su cocina de temporada con dejes afrancesados. Cuenta con cuatro menús diferentes que incluyen platos creativos, como las carrilleras con cuscús y curry rojo o las croquetas de erizo, y también tradicionales, como el salmorejo con cecina, la dorada a la media sal o la parrillada de carne (precio medio: 30 euros). Los judiones de la sierra son famosos en la Taberna El Trébol (Calle del Rosario, 1, Prádena del Rincón. Tel.: 678 26 91 32), local también conocido por sus hamburguesas caseras y sus mollejas (25 euros).