Con estudioscComo el que se está llevando a cabo en el término municipal de Lozoya mediante el método de la pesca eléctrica, que permite capturar a los ejemplares objeto del estudio y, una vez analizados, devolverlos a su medio sin ningún daño. 

El método de la pesca eléctrica consiste en crear un campo eléctrico en el agua mediante un generador de corriente continua que provoca en el pez un efecto de 'narcosis transitoria' que facilita la aproximación y captura del animal. Una vez fuera del río, el animal se mantiene con agua fresca oxigenada y, finalizado el muestreo, es devuelto al agua sin que haya sufrido daños. El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha participado ayer en estas labores de control piscícola que se están desarrollando en Lozoya.


Gracias a los muestreos que se llevan a cabo en tramos concretos, se obtienen datos como la composición específica de los ríos y embalses, las especies de peces que viven en ellos, su densidad y otros datos poblacionales que son utilizados para ordenar la actividad de la pesca en la Comunidad de Madrid.

De esta manera, el Gobierno regional garantiza la compatibilidad de la pesca con la conservación de la fauna acuática, dando respuesta a una demanda de ocio, además, de asegurar el control poblacional e implicar a los pescadores en la vigilancia y cuidado del medio natural. La Comunidad tiene algo más de 47.000 licencias de pesca y un total de 21 cotos para desarrollar esta actividad.