A las 21 en el Auditorio:

“Hay mucho humor, hay ternura, hay una muy estudiada dirección escénica (Vanessa Martínez) para que tantos ingredientes, tantos personajes, tantas ideas, estilos y épocas coexistan armónicamente con un ritmo dramático constante y atractivo. Lo que por encima de todo  hay es la evidente vocación de un grupo de actores que transitan por momentos diferenciados con credibilidad, excelente técnica y gusto por la obra bien terminada. Gustavo Galindo, Pablo Huetos, Rebeca Sala, Pedro Santos y Gemma Solé, cómplices y profesionales multidisciplinares, nos trasmiten, además del profundo amor por la belleza, la palabra y todo lo humanamente trascendente, el hastío y la profunda tristeza ante la decadencia de una cultura y un continente.”