La médico Noelia de Mingo, interna en el centro psiquiátrico penitenciario de Alicante desde 2003 tras matar a tres personas en la madrileña clínica de La Concepción, disfruta de un permiso penitenciario de 90 días desde el pasado 1 de julio. Así se lo ha notificado el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 a la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid, que fue la que ordenó su ingreso en un centro de tratamiento durante un máximo de 25 años.

 

Este permiso es el cuarto del que goza Noelia de Mingo, que ya ha tenido otros tres (de 15, 30 y 90 días). Además, se produce justo cuando los facultativos del psiquiátrico de Alicante elevaron una propuesta al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria para que la médico quedara en libertad. En opinión de los psiquiatras y de los forenses, la interna ha superado el cuadro de esquizofrenia paranoide que sufría y se halla en una fase estable. La madre se ha hecho responsable de su guarda y custodia. También se fijó que un especialista del centro de salud de su zona (reside en El Molar) la atienda de manera habitual con controles periódicos.

 

El abogado de las víctimas y de la asociación El Defensor del Paciente, Carlos Sardinero, se opuso a la medida y pidió que De Mingo se sometiera a un análisis específico por parte de los facultativos de la Clínica Médico Forense de Madrid. Estos fueron los primeros que la atendieron tras el ataque del 3 de abril de 2003. La Sección 16 de la Audiencia Provincial accedió a la petición.

La resolución del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2, con sede en Alicante, dio el visto bueno el pasado 15 de junio a un permiso de 90 días para la interna, “con desplazamiento sola a Madrid, pernoctando fuera del establecimiento, bajo control familiar”. La salida se inició el 1 de julio y acabará el 29 de septiembre de este año.

 

Una paciente estable

Los médicos afirman en su informe que “según la documentación aportada y los informes del equipo multidisciplinar que se encarga del seguimiento, control y tratamiento del paciente, este se encuentra estabilizado a nivel psicopatológico”.“En la persona explorada se cumplen los criterios clínicos aconsejables para que le sea concedido lo solicitado, en aras a obtener la evolución más favorable posible, siempre y cuando no se modifique su situación clínica”, añade el escrito.

La magistrada de Alicante, Eva Martínez Pérez, califica en su auto como medida de tratamiento “la bondad del permiso solicitado”. La juez motiva su resolución en que De Mingo ya ha disfrutado de otros permisos “sin que conste que el interno haya cometido delito o infracción alguna o haya provocado circunstancias adversas a la confianza de que se le hace depositario”. Por eso cree que “se deduce que el factor de riesgo de no reingreso o de recaída delincuencial es mínimo”. Esta magistrada recuerda que las víctimas deben recibir información de su puesta en libertad temporal, si lo han solicitado al órgano sentenciador.

Este auto se puede recurrir en un plazo máximo de tres días. La resolución ha sido muy mal acogida por el abogado Carlos Sardinero, que ha apreciado supuestas irregularidades procesales por parte de la dirección del centro psiquiátrico de Alicante y de la propia juez de vigilancia. “Parece que lo que quieren evitar a toda costa es que, cuando se celebre la vista que hemos pedido en la Audiencia Provincial, la lleven esposada y con custodia policial”, se queja el letrado.

FUENTE:https://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/07/04/madrid/1499187678_093257.html