Un potencial problema al que se podrían enfrentar los clientes de CaixaBank y Bankia radica en el posible cierre de oficinas de ambas entidades, para evitar duplicidades y reducir costes, y en el cambio de los cajeros desde los que se puede sacar dinero gratis.

Tanto CaixaBank como Bankia son dos de las entidades con más oficinas y cajeros alrededor de toda la geografía española. En un país donde el pago con efectivo ocupa una posición muy importante, esto podría alterar la rutina financiera de muchos usuarios. En la actualidad, CaixaBank cuenta con 9.400 cajeros y distribuidos en toda España, mientras que Bankia dispone de 5.400. En una posible absorción de Bankia por parte de CaixaBank, lo más probable es que los clientes de la entidad absorbida se tengan que adaptar a la política de cajeros del nuevo banco.