España se convertirá en el país con más empleo destruido a causa del impacto económico del coronavirus. La tasa de paro del país será superior a un 16% hasta 2022 y hasta 2023 no empezará a descender.

El impacto económico resultante del coronavirus ha sido implacable. En 2019, España cerró el año con un crecimiento sólido del 2%, se esperaba durante el 2020 una subida del 1.6% y la tasa de paro en febrero de este mismo año tenía un índice de un 13.6.

Actualmente ya no podemos contar con estas cifras. España se sitúa como el país que tendrá la tasa de paro más alta de la zona euro hasta 2022, superior al 16%. La agencia de mediación de riesgos S&P Global Ratings añade que la cifra no empezará a descender hasta 2023 y que lo hará de una forma muy lenta señalando un pronóstico de paro del 15.8% para esas fechas. El índice de paro en 2022 del resto de países de la zona euro, según un estudio realizado por el portal de empleo Jobatus, rondará cerca del 10.5% en Italia, 9% en Francia y cerca del 3.5% en Alemania.

Con respecto al PIB de la zona euro, cada día de confinamiento cuenta para la economía española. Según Rafael Doménech, jefe de análisis económico del BBVA en España, cada semana adicional de confinamiento supone una bajada de 8 décimas del PIB. En los siguientes países el asunto no mejora especialmente. Portugal, Letonia y Lituania sufrirán una bajada económica semejante a la española y en Italia y Grecia la caída será mayor, cercana a un 10%. Francia y Alemania serán las menos afectadas con caídas no superiores al 7,2%.

A pesar de todas las medidas que se han tomado para respaldar a los trabajadores, empresas y a los grupos más vulnerables de la sociedad, cuando la actividad de un país se desploma se refleja principalmente en el índice del paro. Durante este año la tasa de paro rondará el 21% y se espera que descienda al 17.5% a finales del 2021 gracias a una economía rehabilitada del confinamiento y  a la reactivación del turismo.