Clima para hacer negocios, capital humano, infraestructura, reputación y desarrollo del sector financiero son tan solo algunos de los aspectos evaluados en el Índice Global de Centros Financieros (GFCI, por sus siglas en inglés).

Esta medición clasifica la competitividad de los centros financieros internacionales (CFI) y para su construcción se toman en cuenta los datos arrojados por más de 29 mil evaluaciones llevadas a cabo a través de cuestionarios en línea a los citados centros, así como los resultados de más de 100 índices de instituciones como el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y Economist Intelligente Unit (EIU).

La responsabilidad de compilar tan amplia información para elaborar el GFCI, así como de su evaluación y publicación, es del Instituto Z/Yen y el Instituto de Desarrollo de China.

Ahora bien, ¿qué es un CFI y por qué los países están interesados en entrar en la clasificación del GFCI? La respuesta a tal planteamiento no es tan sencilla. Un centro financiero internacional es una ciudad que posee importantes, y muy bien desarrollados, servicios empresariales y financieros, en los cuales se llevan a cabo operaciones de gran envergadura de compra-venta de divisas, préstamos, depósitos bancarios foráneos, emisiones de activos financieros, actividades bursátiles y una gran variedad de transacciones.

En razón de las grandes ventajas económicas que supone para los inversionistas y a la generación de riqueza que trae consigo que una ciudad cumpla con tales condiciones, en la actualidad no son muchas las localidades que, a escala mundial, han logrado ser consideradas dentro del marco del GFCI.

Además de las características ante citadas, se incorporan otros indicadores tales como la reputación internacional, la respuesta a las calamidades naturales, la integridad de varias instituciones, la estabilidad política, el almacenaje y procesamiento de datos confiables, políticas tributarias, marco legal y un sinfín de requisitos. Como se verá, la tarea no está fácil.

Nueva York, Londres, Shanghai, Hong Kong, Singapur, Beijing, Tokio, Shenzhen, Frankfurt y Zurich entran en el top mundial del GFCI del año 2021. En lo que concierne a América Latina y el Caribe, las ciudades que integran la clasificación, descendieron varias posiciones, entre ellas Islas Caimán, Bermuda, Ciudad de México, Sao Paolo, Río de Janeiro. Bogotá acaba de ser incorporada a este ranking por primera vez, ocupando la posición 103 en la lista.  

Durante los últimos 12 años, unos 108 centros financieros a escala global han sido evaluados semestralmente y sus resultados son tomados en cuenta para la toma de decisiones en materia de políticas públicas y de inversiones.