Ayer lunes se celebró el Día Internacional de Internet, una cita que pone el foco en las posibilidades de las nuevas tecnologías y en la accesibilidad a la red. El comparador Acierto.com ha querido aprovecharla para comparar cómo ha afectado la pandemia a nuestros hábitos en la red durante el último año.

Y es que la crisis del coronavirus no solo ha acelerado la digitalización de las empresas de sectores muy diversos, sino que también ha disparado las ventas online y un largo etcétera que la plataforma analiza con más detalle. Porque, ¿se mantendrán estos hábitos a la larga?

 

El tráfico sube un 50% en un año

Así y según los datos que maneja la entidad, el tráfico de internet ha aumentado un 50% desde marzo del año pasado. La subida alcanzó máximos históricos coincidiendo con la declaración del Estado de Alarma y otras fechas significativas.

En concreto, casi 2 de cada 4 españoles afirma aprovechar más ahora las posibilidades de la red, y que usa más aplicaciones y programas que antes de la pandemia. Esto incluye el uso de la firma electrónica, las apps financieras y las videollamadas, por ejemplo. Este año casi el 50% ha realizado una, y ahora 1 de cada 4 las hace a diario.

La compra online ha sido otra de las grandes beneficiadas. Según los datos analizados por acierto.com, 3 de cada 4 hogares han realizado compras online durante este periodo. Y hasta el 70% afirma que seguirá comprando de esta manera de ahora en adelante. Los productos más adquiridos son la electrónica, la moda, el material deportivo y los libros. Aunque se observa una caída en cuanto a los productos de alimentación respecto del inicio de la pandemia.

“El canal online permite llevar a cabo una compra más meditada y en la que es posible comparar”, indican desde Acierto.com. “De hecho, antes de la pandemia el 93% afirmaba hacerlo antes de comprar. Aunque esto no siempre implicaba que el proceso de adquisición terminara online”, matizan.

 

El entretenimiento online, otra de las causas

También aumentó nuestro consumo de contenidos por streaming y el uso de las redes sociales. En cuanto a este primero, los expertos consideran que el 2020 fue el año del streaming, pues este se situó en el centro de nuestro entretenimiento y de nuestras relaciones sociales. Series, películas, juegos, videollamadas, fueron nuestra mejor compañía.

Actualmente y aunque el consumo ha empezado a normalizarse, no ha recuperado los niveles pre pandemia ni se espera que lo haga. Sobre todo en lo que atañe al entretenimiento y a los usuarios de más edad –que superan los 55 años y que todavía no habían dado el salto a las plataformas de streaming de vídeo–. Respecto a las redes sociales, la pandemia aumentó su uso un 27%

 

La obligada digitalización de las empresas

En paralelo y frito de la situación, fueron muchas las empresas que se vieron obligadas a digitalizarse a marchas forzadas y en un tiempo récord. En el caso de las pymes lo han hecho alrededor del 70%. Hasta entonces solo el 14% tenía una estrategia digital o la estaba desarrollando. Las iniciativas más comunes han sido probar plataformas de comercio electrónico (86%) y abrir perfiles en redes para sus negocios (85%). De hecho esta transformación ha sido clave a la hora de mitigar los efectos de la pandemia.

El quid de la cuestión, asimismo, radica en que casi 8 de cada 10 de ellas considera que la actividad online seguirá siendo básica para mantener su negocio de ahora en adelante. No obstante, todavía quedan muchos retos por delante, como la formación de los trabajadores y equipos, el cambio de la cultura y estructura organizacional, la necesidad de un nuevo marco normativo y de financiación de proyectos de I+D+I.. y más.

La implementación del teletrabajo también requirió en muchas la implantación de nuevos servicios digitales. La cuestión es si a la larga se mantendrá esta fórmula de trabajo. Según los datos que maneja Acierto.com, el 80% de los líderes esperan facilitar el trabajo a distancia a sus trabajadores después de que toda la crisis termine.

 

La cara más oscura de la digitalización

Por desgracia, esta digitalización también ha traído aparejados problemas directamente relacionados con el mal uso de la red. Estamos hablando de cuestiones como el incremento del acoso escolar por Internet, el aumento de los ciberataques (especialmente a Pymes), a las secuelas derivadas de la falta de desconexión digital, y similares.

En concreto, el 88% de los padres cree que el confinamiento y la pandemia han sido un detonante para nuevas formas de acoso y para el traslado del bullying a las redes. De hecho, 3 de cada 10 han sido informados de algún caso de este tipo en el centro de sus hijos en el último año. Además, el 95% de los españoles afirma que las redes sociales e internet son nuevos medios para acosar y que han agravado el bullying, y que dificultan la gestión por parte de los profesores.

Respecto a los ciberataques, se han disparado tanto en el ámbito doméstico como en el empresarial. En cuanto a este primero han crecido particularmente las estafas online, el phishing y el malware

Y solo el año pasado las brechas de seguridad en empresas españolas aumentaron un 25%. Esto no solo tiene que ver con la seguridad de las plataformas, sino también con los comportamientos de riesgo individuales –como la creación de contraseñas seguras, actualización de los equipos, el uso de redes seguras...–

Por eso precisamente también ha crecido un 41% la contratación de seguros contra riesgos cibernéticos. Esta clase de seguros se hacen cargo de la restauración de los equipos si un pirata los hackea, de la investigación si roban los datos de los clientes, de las reclamaciones por filtración de datos, la interrupción del negocio, y hasta en muchos casos de la extorsión y fraude.

En el caso de los particulares y tal y como señala Acierto.com, es interesante saber que muchos seguros de hogar incluyen asistencia informática 24 horas, e incluso la asistencia de un técnico al domicilio en caso de fallo.