Son varios los aspectos a tener en cuenta cuando se quiere elegir correctamente un congelador vertical. No solo se trata de elegir un modelo de diseño bonito o un modelo de una marca de prestigio. 

A continuación explicamos el paso a paso del proceso de selección en donde tienen vital importancia las siguientes características del producto: capacidad, certificación energética y el ruido. Al seguir esta sencilla guía de usuario garantizamos que podrás hacer una compra más asertiva. 

Capacidad

Con capacidad nos referimos a la cantidad de espacio disponible en el interior del congelador. Por ello, cuando iniciamos la búsqueda es importante fijarnos en aquellos modelos que se adaptan a nuestro criterio de compra. Es decir, debemos definir la cantidad de alimentos que deseamos almacenar, así como definir el tiempo en que estos productos estarán allí hasta que sean sustituidos por otros. 

Por ejemplo, si se trata de un congelador para una familia de cuatro personas, lo más recomendable sería adquirir un modelo con una capacidad de 200 litros en adelante. De esta forma garantizamos tener suficientes alimentos almacenados para un mínimo de dos a tres semanas. Desde carnes, pescados, hasta frutas y hortalizas que se mantendrán frescas por más tiempo. 

Asimismo, el presupuesto también tendrá gran relevancia al momento de elegir un modelo en específico. Por ejemplo, los congeladores verticales baratos suelen ser aquellos que tienen una capacidad menor. En cambio, los modelos de uso comercial poseen mayores capacidades y otras funcionalidades que justifican que su coste sea superior. 

Sin embargo, hay varias marcas que ofrecen excelentes precios asequibles en modelos pensados para usos domésticos, que tienen una buena relación entre el precio y las características técnicas del producto, así como en su capacidad de almacenamiento. 

En el mercado hay disponibilidad de modelos desde los 50 litros aproximadamente que son los más pequeños. Los de capacidad media son los de 200 a 300 litros en promedio, entre los que se incluyen los de uso doméstico y ciertos modelos comerciales. En cambio, los de mayor capacidad son hasta de 1000 litros y se clasifican como de uso profesional. 

Pero también hay que tener en cuenta el espacio disponible en los cajones. Por ejemplo, hay modelos con cajones de pequeño tamaño que impiden aprovechar mejor el espacio disponible en el interior del congelador. Lo mejor en estos casos es elegir congeladores que tienen cajones de diferentes tamaños para distribuir los alimentos de una forma más ordenada y en mayor cantidad.  

Certificación energética

Con certificación energética nos referimos a las características técnicas de consumo de energía que el congelador posee. Este es un detalle importante a tener en cuenta porque debemos determinar si este producto se ajusta a nuestra capacidad para asumir el pago de la factura de la luz al final del mes. 

Como es sabido, a partir de la entrada en vigor de la directiva europea 2010/30/EU, todos los electrodomésticos deben tener una etiqueta de certificación energética. Esta se identifica por el uso de letras y colores que señalan cuál es su consumo. Los congeladores de clase D se diferencian de los de clase G en que garantizan un ahorro del 80%. 

Una buena opción son los congeladores verticales de Electrodomésticos ElectroNow, porque tienen un consumo energético bajo, lo cual los convierte en una inversión rentable a largo plazo. En esta tienda encontrarás una amplia variedad de modelos de congeladores que te ayudarán a hacer un mejor consumo de la energía eléctrica cada mes. 

Nivel de ruido

Con ruido nos referimos a si el refrigerador genera ruidos molestos mientras se mantiene en funcionamiento. Ciertos modelos pueden ser algo ruidosos y por consiguiente poco funcionales si estos van a ser instalados en zonas de alto tránsito o cerca de espacios de reunión como la cocina. Sin embargo, esto podría no ser tan importante cuando se trata de refrigeradores que se instalan en garajes o en almacenes apartados. 

Los congeladores con una clasificación A, generalmente son muy silenciosos. Sin embargo, los de otras categorías como los de clasificación G tienen una puntuación que es mayor a los 50-60 dB que es un nivel alto de ruido. Esto tendrá una repercusión negativa en la salud si se escucha mientras se mantiene funcionando las 24 horas del día.