Los alojamientos rurales comienzan a poner en marcha la temporada de verano realizando en los alojamientos saneamientos exhaustivos para fomentar la llegada de turistas. La garantía de salubridad y seguridad en un entorno natural son sus dos principales bazas para que los españoles apuesten por esta opción vacacional. 
 
España se ha ganado a pulso ser una referencia turística mundial gracias a su oferta gastronómica, cultural y de ocio. Con sus 8 mil kilómetros de costa, la riqueza de sus paisajes y la variedad de alternativas vacacionales que ofrece el país, el sector turístico siempre ha sido clave en la economía española. Con la llegada del coronavirus, el turismo se tuvo que paralizar generando una fuerte caída del PIB con pérdidas económicas aproximadas de 170 mil millones de euros. 
 
Ahora que el país se encuentra en plena desescalada y los ciudadanos podrán acudir a las playas en la fase 3, son muchos lo que empiezan a tomar decisiones con respecto a sus vacaciones. Ya en su momento, Reyes Maroto, la Ministra de Turismo, explicó que mantener la distancia de seguridad era lo más importante hasta que saliera la vacuna contra el COVID-19 e hizo especial hincapié en las precauciones que se deberían tomar en las playas en este aspecto y con las medidas de higiene. 
 
A pesar de que pasar unos días en la costa será posible, el fin de muchos viajeros es evitar aglomeraciones, por lo que las vacaciones rurales se muestran más solicitadas que nunca a mediados de mayo de este año gracias a las garantías de seguridad que ofrecen para evitar el contagio. Desde que el 28 de abril el Gobierno señaló que los alojamientos rurales podrían reiniciar su actividad a partir del 11 de mayo, las reservas no han dejado de crecer. Según este mismo estudio, los viajeros muestran especial interés en disfrutar del aire libre, huir del bullicio y encontrarse dentro de paisajes naturales seguros para sus seres queridos. En este contexto, las reservas de alojamientos en las casas rurales crece más de un 120% desde que se inició la desescalada en el país siendo Andalucía el destino más solicitado. 
 
Durante el mes de mayo, las casas rurales han recibido cerca de 10 mil solicitudes de reservas para los meses de julio y agosto posicionando a esta alternativa vacacional como la más demandada hasta el momento. Según declaraciones del responsable de Comunicación de Clubrural Henar Gómez, la actividad laboral de las casas rurales están volviendo a la normalidad con respecto a otros años tras la pandemia del coronavirus.