Con un 25% más de consumo y menos de producción en toda Europa, la especulación es el único motivo para el hundimiento del precio de la fruta en origen que algunos pretenden.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha denunciado los “movimientos especulativos” que están trabajando de forma subrepticia para hundir el precio de la fruta de verano en origen. La organización agraria ha asegurado que “no hay motivos objetivos” para que el precio de la fruta baje.

“A los que siempre apelan a las leyes del mercado, les recordamos que hay más demanda y menos oferta, por lo que no hay lógica en los movimientos bajistas que pretenden ciertos operadores”, han señalado.

Menos fruta en toda Europa

Las previsiones de cosecha de fruta de hueso indican una caída del 20% a nivel europeo respecto de la campaña pasada y del 16% respecto de la media de las últimas cinco campañas. UPA ha señalado el fuerte descenso de producción de fruta de Italia, donde la caída es del 35%.

En España las previsiones de cosecha también muestran un claro descenso: una caída del 12% respecto de 2019 y del 9% respecto de la media de las últimas cinco campañas, eso sin tener en cuenta algunos de los últimos episodios de tormentas y granizos que pueden reducir aún más las producciones.

Según datos de Europech recogidos por esta organización agraria, la producción de melocotón en España experimentará un descenso del 14% respecto a 2019; la nectarina caerá un 16%, el albaricoque un 15% y la ciruela un 10%. En algunas zonas estos descensos son aún mayores, como es el caso Extremadura, donde la caída es del 25-30%.

Las ventas de fruta, viento en popa

UPA ha asegurado que se está vendiendo la fruta que producen los agricultores “a buen ritmo”. Especialmente en los países europeos, que absorben el 92% de nuestras exportaciones. Las altas temperaturas en Europa central han incentivado el consumo. Las exportaciones acumuladas hasta el mes de abril son muy superiores a las de la campaña pasada y a la media de las últimas cinco campañas.

El estado de alarma y las restricciones al movimiento derivadas de la COVID-19 han supuesto un incremento del consumo de fruta en los hogares del 25% de media, tanto españoles como europeos. Esto ha beneficiado a la fruta de verano, cuyo consumo está muy ligado al hogar.

“Tenemos una campaña con un importante descenso en la producción de fruta de, el producto se está exportando bien y el consumo es también bueno”, han resumido desde UPA, “por lo que no hay causas objetivas para presionar a la baja los precios a los productores, los únicos motivos son especulativos”.

UPA está analizando “con lupa” los movimientos en el mercado de la fruta para vigilar el estricto cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria y denunciar ante la AICA cualquier abuso que se produzca.

Fuente:www.upa.es