Dos trabajadores muertos por coronavirus en 48 horas, quejas de los empleados por verse obligados a acudir a su puesto de trabajo sin poder garantizar las condiciones de seguridad e higiene, el despido de los operarios que han manifestado sus quejas ante los medios de comunicación, la sonada dimisión de su vicepresidente por la forma en la que la compañía trata a los asalariados, pintadas frente a la casa de Jeff Bezos, una comparecencia pendiente del fundador de Amazon para testificar ante el Comité Judicial del Congreso de EEUU y protestas masivas a través de internet son algunos de los elementos que han convertido al gigante del ecommerce en un polvorín dentro de su propio país.

Todo esto y más es lo que se mantiene comprando al gigante de Internet y no hacerlo en las pequeñas webs, porque no te cobran los gastos de envío o porque tardan 24 horas. El pequeño comerciante (que también lo es el de pequeñas webs) cobra los gastos de envío, porque no discrimina a sus trabajadores, porque no tiene reducciones en la seguridad social y paga el Impuesto correspondiente en España y tarda más en entregartelo, porque para mantener su negocio, tiene que acudir a tarifas económicas.

Tú decides, aunque está claro lo que vas a decidir, como el seguir comprando en los chinos cuando todo esto pase.