El 11 de mayo llega la fase 1 de la desescalada del coronavirus. Los profesionales más demandados serán los hosteleros, cuidadores, limpiadores y dependientes.

Desde la llegada del coronavirus a nuestro país, todos los españoles se han estado preguntando cuándo se volvería a la normalidad. En base a la reducción de contagios, la recuperación de la mayor parte de los afectados y la restauración gradual de la sanidad, ciertos sectores del país se reactivan dando lugar a la primera fase del proceso de desescalada, la fase 0. En esta fase y desde el 4 de mayo, la mayor parte de la geografía española comienza a dar sus primeros pasos hacia la recuperación total. Como señaló el BOE, todos los establecimientos que tuvieran un espacio de 400 metros cuadrados como máximo, que ofrecieran un servicio profesional y que hubieran cerrado sus puertas debido a la declaración del Estado de Alarma, podían reactivar de nuevo su ejercicio laboral en esta fase. 

Uno de los cambios más importantes que trajo la fase 0 fue que los bares y restaurantes podían abrir siempre y cuando dispusieran de un servicio de recogida en el mismo debido a que no se podrían consumir los pedidos dentro del local. A partir del 11 de mayo y dentro de la fase 1, estos locales ya podrán abrir las terrazas al público siempre y cuando respeten el número de las mesas permitidas, el 50% con respecto al año anterior. Este cambio de situación, según un estudio realizado por la web de empleo Jobatus, abre una nueva puerta laboral para todos los profesionales de hostelería que debido al Estado de Alarma tuvieron que cesar su actividad laboral.

En cuanto a educación, los centros académicos abren sus puertas para llevar a cabo labores de esterilización y administración. Los docentes y trabajadores adjuntos también tendrán que acurdir a los centros por labores preparatorias. Al darse esta situación surge otra oportunidad laboral para otro sector, los cuidadores de niños o personas mayores. Durante el Estado de Alarma, padres e hijos se han mantenido unidos debido al confinamiento. Ahora que los padres deben asistir a su puesto de trabajo se hace necesario recibir una ayuda para que los mayores o los niños sean atendidos.

Debido a la exhaustiva labor de limpieza y protección que tienen que llevar a cabo los establecimientos,  otro de los sectores más demandados será el de la limpieza. Todos los locales que atiendan al público tendrán que llevar a cabo limpiezas regulares de las zonas comerciales y las de personal. Se realizarán limpiezas profundas de todo el mobiliario, ventanas, aseos o útiles de los trabajadores varias veces durante la jornada que el local esté operativo. 

Los locales comerciales también podrán abrir al público limitando el aforo al 30% y respetando la distancia mínima de 2 metros siempre y cuando no se encuentren en un centro comercial. Igualmente, también será necesario contar con personal extra que favorezca el flujo de las ventas y la atención al cliente.