La trayectoria profesional de Francisco Javier Fernández está íntimamente ligada con la búsqueda de relaciones comerciales más justas para todos los actores involucrados; productores, importadores y distribuidores, tiendas y consumidores. Cuenta con más de 25 años de experiencia en dirección de empresas privadas y entidades sin ánimo de lucro. Tenía 33 años cuando creó, junto a otros socios, la Fundación COPADE y desde entonces no ha parado de reinventarse. Bajo su gerencia, COPADE se ha convertido en una de las organizaciones con más iniciativas premiadas a nivel europeo en el sector forestal y su labor beneficia, directa e indirectamente, a miles de personas en España, Guatemala, Honduras y Ecuador. Recientemente ha lanzado, junto a otros socios con conciencia social, Wood Life Company, una empresa que comercializa productos de madera de calidad, especialmente suelos y revestimientos de madera certificados por Madera Justa, FSC y con cálculo de Huella social y ODS 2030. En el ámbito de la RSE y de Negocio Responsable ha lanzado al mercado la certificación de Huella Social, que permitirá a las empresas conocer sus impactos positivos a lo largo de toda la cadena productiva y conocer pormenorizadamente cómo repercuten sus acciones a través de los indicadores de la agenda de las Naciones Unidas, los ODS 2030. En la incansable búsqueda del trabajo compartido, ha lanzado, junto a otras organizaciones y empresas, AEPOCJ, la primera Asociación Española de Productores y Organizaciones de Comercio Justo, para extender las virtudes del Comercio Justo también a productores y organizaciones en España.

¿Cómo nace COPADE y con qué finalidad?

COPADE nace en el año 1998 de un grupo de personas vinculadas al Colegio Claret de Madrid. La finalidad de COPADE era poner los dones y profesiones que cada persona tenía a nivel gerencial, comercio, investigación, educación al servicio de productores y productoras de países latinoamericanos, sobre todo en el colectivo de las mujeres y las personas con discapacidad y con los ejes transversales de Alianzas Público Privadas, el Medioambiente a nivel forestal y el Comercio Justo.

¿En qué países están y qué tipo de actividad empresarial abarcan?

Estamos trabajando en España, en las zonas más despobladas y desfavorecidas, en Ecuador, Guatemala, Honduras, México y próximamente Perú y Brasil.

Las actividades que abarcamos que son de Cooperación al Desarrollo dentro del ámbito del Comercio Justo fundamentalmente en dos sectores productivos: Alimentación saludable, BIO y Comercio Justo y con certificación de Huella Social y en productos forestales como suelos de exterior, baldosas, certificadas por los sistemas de FSC y de Madera Justa (primer sello de Comercio Justo para el sector forestal), impulsado y creado por Fundación COPADE.

¿Qué supone para usted presidir una entidad así?

En primer lugar una gran responsabilidad, ya que de las actividades que desarrollamos en COPADE están pendientes muchas personas tanto en España como en Latinoamérica, personas que están intentando mejorar su calidad de vida para en muchas ocasiones llevar a sus hijos a escuelas, darles una vivienda digna y un plato para comer todos los días. Por otra parte un orgullo, ya que presidir una actividad que engloba los sueños de muchas personas, de un proyecto colectivo que parte de los beneficiarios de nuestros proyectos que va sumando el propio personal de COPADE y agregando a las empresas que conseguimos comprometer en este camino, es de mucha satisfacción personal.

Uno de los primeros puntos que defiende es el Comercio Justo. ¿Qué entendemos por Comercio Justo y qué condiciones deben darse para ello?

A todos nos gusta que nos paguen un salario digno por nuestro trabajo, que este sea duradero en el tiempo y que trabajemos con seguridad. A todos nos gusta que las mujeres no sufran discriminación en el trabajo y tengan igualdad de oportunidades; todos deseamos que no existan niños menores trabajando en horarios de escuela; todos deseamos que se cuide el medioambiente, y todos deseamos que en nuestro trabajo se desarrollen nuestras capacidades personales. En realidad el Comercio Justo es todos estos aspectos que acabo de relacionar, es decir, cómo nos gustaría que fuera el mundo pero también nuestro entorno profesional más cercano.

Desgraciadamente esto en muchas ocasiones no se da, ¿Cómo luchan por remediarlo?

Trabajamos con ayuntamientos en España, en la mal llamada España vaciada, para favorecer emprendimientos que ayuden a fijar población en nuestro territorio. En alianza con empresas como El Corte Inglés y Leroy Merlin, entre otras, hemos desarrollado proyectos comerciales en el sector de la madera y la alimentación que permitan a productores de Honduras, Guatemala y Ecuador competir con sus productos locales en los circuitos europeos. Se trata de generar alianzas comerciales estables entre productores españoles y latinoamericanos para vitalizar un mercado de productos saludables y responsables. Y en todas nuestras acciones promovemos que el consumidor conozca el valor de la compra responsable, de la compra que permite a los habitantes del planeta vivir dignamente.

¿Qué entendemos por consumo responsable y cómo luchan para que lo sea?

El consumo responsable pasa por el consumidor concienciado. Muchas veces lo barato sale caro. Ya estamos sintiendo los efectos del cambio climático por usos desmedidos de los recursos naturales, y cómo este uso desmedido afecta a las poblaciones de todo el planeta pero sobre todo a los más vulnerables. EL consumidor informado es un consumidor consciente de la situación que le rodea, pero no solo en su entorno sino también en su entorno más lejano. Necesitamos conocer las repercusiones de nuestros hábitos de consumo para poder cambiar la balanza, para poder dejar un planeta más habitable para nuestros hijos, sentirnos saludables y sentirnos bien con nosotros mismos. Uno de los aspectos importantes del consumo responsable es el reciclaje y la reutilización de lo que ha perdido su primer uso para darle una segunda vida.

Igualmente luchan por la defensa del medioambiente y conservación del planeta. ¿A través de qué mecanismos lo hacen?.

En alimentación, trabajamos mayoritariamente con productos BIO o ecológicos, es decir productos que han sido fabricados sin usar pesticidas en su siembra ni productos dañinos para la salud en su elaboración, sanos desde la tierra hasta su transformación intermedia o final. En el sector forestal además trabajamos con dos sellos fundamentales de certificación: FSC y Madera Justa, y ambos sellos garantizan criterios ambientales y sociales. Una muestra del buen manejo forestal a nivel ambiental es que de la madera que obtenemos de los bosques tropicales se corta un árbol por cada 30-40 hectáreas de área y no se vuelve a cortar en la misma zona pasados 30-35 años. Es decir es el propio bosque el que regenera de forma natural las especies que se dan en él y además contribuimos a que las comunidades locales indígenas puedan vivir dignamente de sus bosques. Interesante destacar que en los bosques manejados por comunidades no se producen incendios forestales ya que las propias comunidades indígenas son las que cuidan el bosque y lo mantienen a salvo de estos incendios.

Por último buscan hacer del mundo un lugar inclusivo, donde todas las personas podamos vivir con dignidad ¿Cómo trabajan para ello?

Ofreciendo oportunidades comerciales Justas donde las personas puedan vivir de una forma digna vendiendo producto de alta calidad para los mercados europeos. También desarrollamos proyectos formativos con productores y productoras para que alcancen mejores índices de competitividad. Nos involucramos en proyectos de empleo y formación para que las personas en paro puedan tener alternativas de empleo tanto en España como en Latinoamérica. Desarrollamos proyectos con ayuntamientos para mejorar la vida de sus ciudadanos en aspectos de reciclaje y cuidado del medioambiente y por último lanzamos campañas de comunicación en radio y prensa para dar a conocer los impactos positivos que muchas empresas u organizaciones tienen en el planeta. Un planeta donde sus habitantes conocen las necesidades reales de sus semejantes, ya sean españoles, latinoamericanos o de otra nacionalidad, aprenden a convivir en armonía y paz.