A continuación queremos ofrecerte una serie de consejos para cuidar tu jardín este verano que pueden ayudarte a que luzca mucho mejor a pesar de las inclemencias del tiempo. En efecto, estos consejos son de especial importancia más ahora que muchas personas tendrán su jardín como espacio al aire libre a causa de las restricciones del COVID-19. 

1.- Regar siempre en horas frescas

El primer punto que debes tener en cuenta para cuidar tu jardín este verano consiste en regarlo en horas adecuadas. Es recomendable hacerlo a primera hora de la mañana y nunca cuando el calor aprieta más fuerte. Al regar por la mañana permitimos que las plantas tengan tiempo de absorber el agua que hemos echado y que la evaporación sea menor. Con ello, posteriormente, podrán resistir mejor las horas más duras del día. 

Si quieres ahorrar en agua, te recomendamos emplear métodos de riego por irrigación. Son más eficientes y no emplean tanto agua como la manguera o los aspersores. Pueden fabricarse con simples mangueras a las que les haremos algunos agujeros cada cierta distancia. 

2.- El cuidado del césped

El césped es uno de los elementos que mejor aspecto dan a cualquier jardín. Sin embargo, requiere de cuidados especiales durante el verano. Uno de los aspectos más importantes es su siega: en función del tipo de hierba del que se trate, requerirá de un tipo de siega u otro. Naturalmente, siempre debemos contar con un buen cortacésped, teniendo en cuenta la importancia que tiene este procedimiento para el cuidado de algo tan delicado como el césped.

Es recomendable consultar antes algunos consejos para elegir un buen cortacésped. Es así que esta dependerá también de su altura: la altura normal debe ser de unos cinco centímetros. Si se trata de una hierba fina hay que cortarlo 1 ó 2 centímetros. La siega debe hacerse una vez a la semana. 

3.- No cualquier planta vale

Entre nuestros consejos para lucir un buen jardín este verano no puede faltar uno que haga referencia al tipo de plantas que en él debe haber. Es así que para que estas puedan lucir según su propia naturaleza debemos escogerlas adecuadamente.

Concretamente, lo haremos en función del clima de nuestra zona, lo que nos asegurará unas mayores probabilidades de que luzca mejor y, en general, de que nos resulte más fácil su cuidado. 

Es mejor escoger plantas autóctonas de la zona así como plantas que, en general, necesiten de poco riego. En el caso de las plantas que son de otras estaciones, como primavera, lo recomendable es sustituirlas por otras más estivales. 

4.- Mantén a raya las malas hierbas

Las malas hierbas proliferan especialmente en condiciones donde otras plantas no lo hacen. En efecto, con la sequedad y el calor es cuando más surgen y, por lo mismo, durante el verano debemos tener especial cuidado de ellas. Es así que debemos estar muy pendientes para que no estropeen nuestro jardín arrancándolas cuando las veamos aparecer.

Es importante a causa de que estas malas hierbas pueden tener un crecimiento muy rápido con un desarrollo de raíces muy grande que contribuye a agotar el suelo. 

5.- Mantén también a raya las posibles plagas

Igual que en el caso de las malas hierbas, debemos prestar mucha atención a la posible aparición de plagas. El verano es su época predilecta, al amparo que les da el calor y que las hace multiplicarse. Es por ello que hay que intentar eliminarlas desde el primer momento, evitando que dicha plaga se extienda: una plaga puede arruinar por completo un jardín en el que hayamos puesto mucho trabajo y cariño.  

6.- Instala una zona chill-out

Es muy importante reservar un espacio cómodo para nuestra relajación dentro de nuestro jardín. En efecto, la forma de poder disfrutar de toda su belleza, frescor y aroma consiste en reservar una zona desde donde podamos contemplarlo todo de forma relajada. Puedes instalar unos sillones para exteriores que darán un excelente resultado y apariencia a todo el conjunto y que podrán servirte durante todo el día. 

Otra opción para disfrutar más de nuestro jardín consiste en optar por un cenador. Este es un espacio donde podemos disfrutar del jardín y pasar veladas inolvidables. Es importante también hacer que dichos espacios de descanso queden a la sombra, para lo que puede ser una buena opción una enredadera que nos cubra o simplemente una estructura de toldo. 

7.- Deja todos los utensilios y elementos de tu jardín a la sombra

Mesas, sillas, muebles en general, manguera, herramientas; en definitiva, todo lo que te servirá para cuidar de tu jardín debe permanecer a la sombra para que no se deteriore. Con ello, todo el conjunto conservará su magia y podrás conservarlo en perfecta condiciones con tus utensilios siempre disponibles. 

  1. Vigila el nivel de tu estanque

En el caso de que tu jardín tenga estanque, debes vigilar mucho su nivel durante el verano ya que se produce abundante evaporación.