La coordinación de actividades empresariales es una función esencial para velar por la seguridad y la prevención de riesgos laborales en un entorno en el que actúan simultáneamente trabajadores de diferentes empresas, cada una con su propio método y sus riesgos particulares. La coordinación de actividades empresariales está regulada por ley y es de obligado cumplimiento. Sin embargo, es una tarea ardua para las empresas y lo mejor que pueden hacer es contratar los servicios de empresas especializadas en la materia.

Obligaciones de la coordinación de actividades empresariales. Las empresas españolas tienen la obligación legal de realizar una coordinación de actividades empresariales documentada (CAE). No hacerlo implica afrontar una sanción. Sin embargo, para muchas de estas empresas, sobre todo si se trata de pymes, la CAE es un procedimiento arduo, complejo y engorroso para todas las partes implicadas, que tienen que tramitar y cumplimentar una montaña de papeleos.

La CAE se vive, entonces, como una pérdida de tiempo muy valioso, por exigencias de la burocracia, cuando los implicados en estos trámites bien podrían aprovechar la jornada para otras tareas más productivas.

Es preciso concienciar a las empresas de que deben de estar dispuestas a ser supervisadas por personal capacitado y con disponibilidad inmediata, y que deben de ponerse en manos de la figura profesional del coordinador de actividades empresariales, sobre todo del coordinador de seguridad y salud cuando la actividad se trata de obras de construcción.

CAE: en manos de profesionales

Por este motivo, Adpreven dispone de medios técnicos y humanos para el control de la coordinación de actividades empresariales en las empresas. La firma realiza todo el proceso completo CAE, tanto la colaboración en transmitir la información de los riesgos y medidas de emergencia, así como la solicitud y validación de toda la documentación correspondiente CAE.

También fomenta la cultura de cooperación entre las distintas empresas intervinientes, así como el intercambio de la información y celebración de reuniones de coordinación de actividades empresariales entre las empresas concurrentes.
Adpreven
supervisa todos los trabajos realizados por las empresas en concurrencia, así como cuando sea requerido, se procederá a la designación de la figura del coordinador de actividades empresariales.

Un aspecto preventivo complicado

A nadie se le escapa que la coordinación de actividades empresariales es uno de los aspectos preventivos más complicados de ejecutar, tanto por la empresas concurrentes en un centro de trabajo, como aquellas que son titulares del centro de trabajo, o en su caso, aquellas que son consideradas empresario principal.

Las obligaciones varían entre las distintas figuras. Por este motivo, es recomendable que las obligaciones tanto de unas como de otras sean ejecutadas y supervisadas por personal capacitado y con disponibilidad para la realización de la laboriosa tarea de la coordinación de actividades empresariales.

Ventajas de la externalización del control documental CAE

La coordinación de actividades empresariales es una actividad que genera pérdidas importantes de tiempo a los técnicos de prevención, en especial el control documental, que impide que dicho tiempo no sea empleado en actividades preventivas propiamente dichas.

Por este motivo, una de las principales ventajas de la externalización reside en la reducción de gastos de personal al no dedicar personal propio a la actividad de solicitar, controlar y verificar documentalmente a las empresas concurrentes.

Otra ventaja es que el control de la documentación se lleva al día de todas las empresas concurrentes.

Otra ventaja más es que se facilita el acceso a los resultados e informes del grado de cumplimiento por parte del cliente vía online, desde cualquier lugar.

La comunicación es inmediata acerca de la documentación caducada o pendiente.

El acceso es sencillo y de fácil manejo por las empresas concurrentes a la aplicación y envío de la información vía online.

La figura del coordinador de actividades empresariales

Cuando los medios de coordinación pueden ser insuficientes por el grado de peligrosidad existente, trabajadores afectados y nivel concurrencia, se debe de designar a alguien lpara que ocupe el papel de coordinador de actividades empresariales. Especialmente importante es esta figura en la coordinación de actividades empresariales en obras de construcción.

Este profesional, altamente cualificado, se encargará del acta de coordinación de actividades empresariales.

La PRL: Prevención de Riesgos Laborales

La coordinación de actividades empresariales tiene su razón de ser en la necesidad de dar soporte al conocimiento y la prevención de los riesgos derivados de la contratación y subcontratación empresarial.

Este fenómeno es cada vez más habitual en la mayoría de las grandes organizaciones, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, y necesita de unos medios que garanticen el cumplimiento de los procedimientos de trabajo y medidas reglamentarias de cada organización.

Con frecuencia, el nivel de trabajadores que se aglutinan en un mismo espacio de trabajo es tan grande, que muchas veces es casi imposible prevenir los riesgos originados por su confluencia. La coordinación de actividades empresariales ayuda mejorar la gestión de la prevención de los riesgos derivados de los trabajos de cada una de las empresas concurrentes.