El uso de carburantes y otras fuentes de energía no renovables es algo que está quedándose anquilosado en el pasado. Poco a poco, la sociedad aboga más por las soluciones sostenibles en su día a día, por el uso de energías renovables. Un claro ejemplo de esta nueva tendencia lo tenemos en las instalaciones fotovoltaicas, unas que cada vez podemos ver en más edificaciones, sean viviendas o de empresas.

Empresas como Geesol, especialista en la realización de instalaciones fotovoltaicas y actual referente en el sector a nivel internacional, se encargan de llevar a cabo este tipo de trabajos para aplicar las energías renovables en el hogar. Pero, ¿por qué es tan importante una labor como la suya? Vamos a verlo a continuación, y a todos los niveles, tanto el doméstico como el profesional.

¿Por qué es recomendable instalar paneles fotovoltaicos?

Hay muchas razones por las que se deben instalar paneles fotovoltaicos en cualquier instalación moderna que necesite energía eléctrica. Dejando a un lado la contaminación que se elimina, aquí tienes los principales beneficios de este método. Los principales motivos por los que recurrir a las instalaciones fotovoltaicas en tu casa o en tu oficina:

Energía limpia y amigable con el medio ambiente

Uno de los principales motivos por los que se aboga tanto por los paneles fotovoltaicos es el hecho de que la energía que generan es completamente limpia. Aquí no hay residuos de ninguna clase, ya que se dedican a absorber la luz solar para convertirla en energía térmica que después puede ser eléctrica. Es así de sencillo, sin combustibles fósiles ni nada que produzca emisiones.

Es una solución buena para cuidar el medio ambiente y para reducir emisiones considerablemente. Por eso, y porque cada vez hay una mayor concienciación con la relevancia de la sostenibilidad, es más frecuente ver estas instalaciones. Este es el motivo de peso por el que se debería apostar por este tipo de instalaciones, aunque no es el único que se puede encontrar.

Un recurso infinito

Afortunadamente, la energía que se reúne para poder generar electricidad es energía solar. Esta es más que conocida porque se trata de una fuente renovable y prácticamente infinita. El Sol no se consume, como sí sucede con otros recursos como el agua o incluso el combustible fósil. Esto garantiza un soporte constante cuando haya luz solar, algo que da energía más que suficiente para el abastecimiento.

De hecho, sí es muy importante tener en cuenta la cantidad de horas de sol que se tienen a lo largo del día. Todo esto influye, ya que hay territorios en los que, por el clima, es posible que no incidan tantos rayos solares y una instalación fotovoltaica no sea tan eficiente como debería.

Instalaciones cada vez más económicas

Con el paso de los años, la fórmula, los métodos y los materiales usados para instalar los paneles de energía fotovoltaica se optimizan y permiten la ejecución del proceso de instalación con mayor rapidez. Eso, además, también incide en el precio, ya que cada vez es más barato colocar este tipo de paneles.

Es algo que sucede con cualquier cambio a nivel de tecnología o instalaciones. Las primeras versiones son más caras, pero, a medida que se avanza con el paso de los años, se van buscando opciones más económicas y el aumento de producción de componentes también hace que estos sean más baratos.

Mayor ahorro económico

Por supuesto, al ahorro en la instalación hay que sumar el ahorro en líneas generales. Al no tener que depender tanto de la instalación eléctrica y la red de suministro habitual, tienes que pagar mucho menos en materia de luz, y eso te permite ahorrar siempre. No es necesario pagar facturas eléctricas abultadas, ya que cuentas con tu propio generador alimentado por el astro rey.

Una ventaja que, por lo general, suele ser el punto de mayor interés para cualquier consumidor. Sacar partido de esto es obvio, y más cuando se ven facturas energéticas que no hacen más que aumentar su importe.

¿Cuándo instalar estos paneles?

La mejor época para la instalación de paneles fotovoltaicos es el verano. El motivo de este no es otro más que la gran cantidad de horas de sol que hay a lo largo del día. Durante los meses veraniegos, e incluso antes de que esta estación dé comienzo, los días son mucho más largos y suele haber menos nubes. Esto permite que los paneles acumulen mucha más energía desde el momento de su instalación.

Así, puedes comprobar desde el primer momento el enorme potencial que tienen y todas las ventajas que hemos mencionado anteriormente. Ahora se acercan los meses de calor, de sol y de luz. Se acercan los meses idóneos para dar el paso y abrazar las energías renovables con la instalación de un buen conjunto de placas fotovoltaicas.