El taxi de Madrid será más moderno, competitivo, accesible y sostenible gracias a la nueva ordenanza reguladora que entrará en vigor en el primer semestre de este año. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha sometido ayer jueves a aprobación inicial su anteproyecto, incorporando varias demandas de las asociaciones más representativas del sector e importantes novedades. Según ha explicado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, entre las medidas más revolucionarias que contempla el texto se encuentran las nuevas formas de contratación del taxi madrileño para dotar de mayor competitividad a este servicio público frente a otras fórmulas de movilidad con las que convive en la capital.

Desde que la normativa readaptada reciba el visto bueno de la mayoría de la Corporación en el Pleno, previsiblemente en mayo, cualquier usuario podrá precontratar un taxi acordando un precio cerrado (en el que el taxista podrá aplicar un descuento) y también será posible reservar una plaza (modalidad de taxi compartido) para su trayecto. Estas dos fórmulas de contratación previa no serán aplicables cuando el taxi se pare en la calle o en una parada. Siempre se tendrá que pactar a través de emisora, aplicación móvil u otras plataformas.

Cuando un viajero contrate un servicio de taxi por plaza facilitará el punto de origen y destino del trayecto, la fecha y hora de su realización, el número de plazas que se desea contratar y deberá conocer el precio antes de su realización. Se admitirán paradas intermedias en el trayecto del cliente para permitir la subida y la bajada de otros viajeros que hayan precontratado esta modalidad. El Ayuntamiento establece que el precio abonado en taxi compartido por los usuarios de un mismo desplazamiento no podrá ser superior al precio que hubiera resultado del cálculo del precio cerrado, ni inferior al resultante del cobro habitual por taxímetro.

También se incorpora la posibilidad de establecer tarifas fijas en los servicios que tengan origen o destino desde o hacia las áreas de cero emisiones, del mismo modo que para el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas.

Ocho puntos por licencia

La ordenanza introduce otras obligaciones para los profesionales del taxi para ofrecer más garantías y seguridad a los usuarios. Se añade un nuevo artículo, el 70, para asignar una licencia por puntos a cada taxi. Este mecanismo permite aplicar de forma objetiva y transparente las sanciones por reincidencia y la habitualidad en los comportamientos punibles que más afectan a los clientes y a la imagen del sector, reduciéndose el número de sanciones que comportan pérdida de puntos (las muy graves): el incumplimiento del régimen de descanso, el quebrantamiento del régimen tarifario (engañar al usuario con el precio) o buscar y recoger viajeros fuera de la parada oficial establecida.

El número de puntos inicialmente asignado a la licencia de autotaxi se verá reducido por cada sanción firme en vía administrativa. El titular de una licencia de taxi afectado por la pérdida parcial de puntos recuperará la totalidad del crédito  una vez transcurridos dos años sin haber sido sancionado. Cuando se haya perdido la totalidad de los puntos, se acordará la sanción de suspensión de la licencia y por tanto la inmovilización del taxi (independientemente del conductor) por un periodo de tres meses a un año. Cumplida la sanción de suspensión, el titular de la licencia recuperará los ocho puntos.

Menos taxis en situaciones de excepcionalidad

El texto redactado por el Área de Medio Ambiente y Movilidad regresará a la Junta de Gobierno en mayo para su aprobación definitiva. Posteriormente, se dará traslado al Pleno para que dé luz verde a su aplicación. A partir de entonces, el sector tendrá la posibilidad de reducir la oferta en situaciones donde se acredite una disminución de la demanda de clientes superior al 50 %, petición solicitada durante los últimos meses por las asociaciones mayoritarias por los efectos de la pandemia.

Será el Ayuntamiento el que declare la situación de excepcionalidad para el servicio del taxi. Para ello, el sector deberá acreditar debidamente durante dos meses consecutivos el descenso de usuarios. Solo una vez que el Gobierno municipal haya consultado a las organizaciones representativas su conformidad para aplicarla, procederá a limitar la oferta por un plazo renovable de un mes con régimen excepcional de descanso. Así, las licencias pares podrán prestar servicio únicamente los días pares y las impares, los días impares. Salvo los Eurotaxi, que mantendrán el servicio a personas con discapacidad todos los días. También se modifica el régimen de descansos para eliminar la obligación de prestar el servicio un mínimo de siete horas diarias.

Mayor accesibilidad

El régimen especial de Eurotaxi se convierte en general para permitir que cualquier titular pueda adscribir libremente a su licencia un vehículo Eurotaxi con las ventajas y las obligaciones establecidas para los mismos, que no cambian respecto a la normativa anterior. En el artículo 22 se incluye la obligación de instalar en los nuevos vehículos un bucle magnético (sistema de sonido) para mejorar la accesibilidad de las personas con dificultades de audición que utilicen audífonos.

Otra mejora que recoge la ordenanza de cara a la modernización y digitalización del servicio es la obligación, en el plazo máximo de dos años, de admitir el pago sin contacto, lo que reducirá los riesgos de contagio por COVID-19. También se podrán emitir tiques electrónicos.

Entre las exigencias a los conductores se encuentra regulado por la ordenanza vigente cuidar el aseo y la vestimenta en la prestación del servicio, pero en el artículo 54 del nuevo texto se explicita un nuevo código de vestir que mejorará la imagen del sector.

 El 85 % de la flota, ECO

La modificación de la Ordenanza del Taxi es una de las medidas de impulso al sector del taxi y su sostenibilidad incluida en la Estrategia Madrid 360. Respecto a la clasificación ambiental, en la modificación de la normativa en 2017 se establecía que a partir del 1 de enero de 2018 todos los vehículos autotaxi, salvo los Eurotaxi, debían ser CERO emisiones o ECO. Con la ordenanza que se somete a tramitación hoy se elimina la excepción a los Eurotaxi y todos tendrán que contar con estas etiquetas.

 Como herramienta para el fomento de las flotas 'limpias' en el sector que más kilómetros realiza al cabo del año en la ciudad, el Ayuntamiento ha puesto a su disposición, desde el año pasado, una línea de ayudas histórica en cuanto a cuantía y número de receptores: Cambia 360.

Para este ejercicio se ha dispuesto un crédito de 3 millones de euros, ampliable a 5 millones, para renovar la flota más contaminante del taxi, además de otros 5 millones de euros de ayudas directas. El objetivo, conseguir que los vehículos ECO alcancen el 85 % de la flota y un 1 % los CERO emisiones. Se prevé que se puedan llegar a subvencionar hasta 1.610 vehículos por año. Gracias al éxito de la convocatoria de 2020, se amplió la línea de subvenciones de 2,7 millones a 4 millones de euros, pudiendo renovarse 2.260 vehículos por tecnología ECO y nueve por CERO, dando así cobertura al total de solicitantes.