Si hay algo que asociamos inevitablemente con la Navidad y la llegada de las fiestas son las cestas de regalo. Tradicionalmente las grandes empresas enviaban uno de estos obsequios a sus empleados como muestra de agradecimiento por el trabajo bien hecho. El problema es que recibir una cesta llena de turrón, dulces y alcohol no cuadra del todo bien con la mentalidad saludable que cada vez es más popular.

Por suerte los fabricantes de estos obsequios se están actualizando rápidamente, hoy en día podemos encontrar cestas gourmet para empresas y particulares repletas de productos saludables y de alta calidad que harán las delicias incluso de los más exigentes.

 

Menos productos y mayor calidad

Una de las tendencias que podemos observar dentro del sector de las cestas de regalo es la disminución del número de artículos que incluyen, y en paralelo el cambio de los productos más tradicionales por otros de mayor calidad y valor superior. De hecho cada vez es menos frecuente encontrarse con la típica cesta de mimbre llena de turrones y mazapanes, pudiendo encontrar alternativas mucho más interesantes para la mentalidad moderna.

En las variedades más gourmet de las cestas podemos encontrar recipientes mucho más elegantes, como por ejemplo pequeños baúles de madera con una presentación muy cuidada o cestas de cartón con impresos adecuados a la ocasión o época, de esta forma el regalo tiene la presentación impecable que este tipo de detalles requiere.

En esta transición hacia un estilo más elegante y premium puede verse de forma todavía más marcada en los productos incluidos en las cestas. Donde antes nos encontrábamos con turrones, embutidos "de los de toda la vida" y múltiples botellas de vino, ahora vemos otras alternativas más saludables y exclusivas como botellas de aceite de oliva virgen, patés a las hierbas o conservas de origen ibérico.

Un ejemplo muy claro son los embutidos incluidos en la mayoría de cajas de regalo, de los más tradicionales se ha pasado a utilizar carnes más exóticas y poco convencionales, pudiendo así encontrar embutidos de ciervo o de jabalí fabricados de manera artesanal.

Algo similar ocurre con el tema de las bebidas: cada vez es más habitual que nos encontremos con botellas de destilados de alta graduación, como por ejemplo whiskey o ron. Estas bebidas, aunque menos utilizadas hasta ahora en las cestas de regalo, casan mucho mejor con la imagen elegante y exclusiva que se está poniendo tan de moda.

Y no podía faltar el uso de productos de la tierra para darle un toque aún más. Una de las grandes ventajas de la cultura mediterránea es precisamente nuestra alimentación, y por suerte cada vez está más reflejada en estos obsequios navideños.

Entre otros productos es habitual encontrarnos con conservas de pescado fabricadas en el norte de España o aceite de oliva virgen de diferentes sabores. Todo ello pensado para permitirnos cuidar de nuestra salud mientras disfrutamos de estas fechas tan señaladas de la mejor manera posible.