El equipo de Gobierno ha fijado el 31 de diciembre de 2021 como fecha límite para el funcionamiento de las calderas de carbón. A partir de esa fecha se prohibirán, por primera vez en el municipio, a través de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad que sustituirá al libro I de la actual Ordenanza General de Protección del Medio Ambiente Urbano. De cara a 2027, se prevé reducir a la mitad las 4.500 calderas de gasóleo que existen en Madrid. Se calcula que todas estas sustituciones podrían llegar a reducir hasta 90 toneladas de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) anuales en la capital. Para alcanzar estos propósitos, la Corporación reservará 50 millones de euros en ayudas entre 2020 y 2023.

La Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 fija como objetivo rebajar las emisiones de óxidos de nitrógeno un 20 % en 2023 para cumplir con la Directiva 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de mayo de 2008 en materia de calidad del aire. La retirada progresiva de las calderas que utilizan combustible sólido de origen fósil representa una actuación clave para alcanzar esta meta.

Tres ámbitos de financiación

El plan Cambia 360 para las ayudas de calderas establece tres líneas de actuación:

  • Cero carbón: Está dirigido a instalaciones térmicas comunitarias que utilizan carbón. Se reservan dos millones de euros.
  • Calderas de gasóleo: Se dirige a la sustitución de instalaciones de calderas de gasóleo por sistemas de alta eficiencia conectados a redes de suministro urbanas (generadores de calor que utilicen gas natural como combustible o sistemas eléctricos de bombas de calor). Se destinan 8,5 millones de euros.
  • Climatización eficiente y sostenible en pymes: Es la primera vez que se incluye a este sector como beneficiario para este tipo de ayudas. Está dirigido a la renovación de sistemas de climatización de potencia térmica nominal comprendida entre 5 y 30 kilovatios (kW) por equipos eficientes de bombas de calor (aire-agua y agua-agua); acondicionadores de aire bomba de calor (aire-aire y agua-aire); sistemas VRF (caudal de refrigerante variable) y equipos autónomos de bomba de calor. Se reservan dos millones de euros. 

El importe para la financiación del ámbito ‘Cero carbón’ ascenderá a la cantidad que se establezca en la correspondiente convocatoria  y estará limitada al 60 % del coste (IVA no incluido) en edificios de uso residencial y al 40 % en edificios de otros usos.

Para el ámbito ‘Calderas de gasóleo’, la cuantía del incentivo para edificios de uso residencial estará limitada al 40 % del coste elegible (IVA no incluido) y para edificios de uso no residencial, al 25 % del coste (IVA no incluido).

En el ámbito ‘Climatización eficiente y sostenible en pymes’, la cuantía máxima de las ayudas vendrá determinada en función de la potencia térmica nominal en régimen de calor o capacidad calorífica del equipo y las funcionalidades que ofrezca y se definirá en la convocatoria correspondiente.