La serie se desarrolla en un espacio real al norte de Italia, la región de Trentino-Alto Adigio, donde antaño había un pueblo llamado realmente Curon. Sin embargo, se tuvo que construir un lago artificial que acabaría llevándose por delante la aldea, que se quedó sumergida y de la que solo se ve el campanario de la iglesia románica del siglo XIV, que se ha convertido en reclamo turístico.

1366_2000

Cuando nieva, se hiela la superficie del lago y los turistas pueden caminar hasta la base del campanario. Un entorno en el que siempre se ha jugado con las supersticiones y donde se dice, por ejemplo, que todas las noches suenan las campanas de la torre, aunque se quitaron en 1950.

1366_2000_1

Una historia real

1366_2000_2

En el argumento de ‘Curon’ una mujer regresa a su ciudad natal, con sus dos hijos gemelos y recuerda que algo horrible había sucedido hace 17 años. Su padre, dueño de un hotel supuestamente maldito, no se alegra mucho de su llegada y las razones serán descubiertas por los hermanos cuando empiezan a suceder cosas extrañas y su madre desaparece, viéndose obligados a buscar respuestas para el misterio de Curon que, curiosamente es una localidad real del Norte de Italia, donde ocurrió un terrible suceso.

No se trata de  la primera serie italiana en Netflix, en cuyo catálogo podemos ver algunas buenas producciones como 'Il Processo', 'Luna Nera' o 'Suburra', la primera serie original italiana de la plataforma, pero sí hablamos de la más exitosa  en nuestro país.

La serie consta de 7 episodios de unos 45 minutos de duración.

3d33c721e23a9bb12e5a9b23b66fcd2c-768x431