Un comercial de agente de viajes tiene como objetivo asesorar a sus clientes en la venta y gestión de viajes, ya sea de turismo o de negocios. Además, realiza la planificación completa del proceso, incluyendo la tramitación y reserva de los billetes de vuelo, venta de paquetes turísticos, hoteles, días de salida y de llegada. Es decir, de acuerdo a sus conocimientos, realizar las recomendaciones para que el viaje se adapte a las necesidades del cliente.

Un buen agente de viajes pone a disposición de los clientes diferentes tipos de posibilidades en la ciudad de destino donde los viajeros llegaran y muy posiblemente no conozcan nada, por ejemplo, si el destino es una Isla, poner a disposición un taxi, tours o guías con idioma que puedan enseñar o trasportar a las personas, enseres y mascotas a su alojamiento después de horas de viajes.

Si visita la Isla de La Palma, en Canarias, esta compañía de taxis en La Palma, le ayudara en el trasporte, rutas o excursiones por toda la Isla de una forma cómoda en sus vehículos adaptados y con capacidad de trasporte de enseres como canoas, kayak o bicicletas.

El comercial de agentes de viajes te busca siempre los mejores destinos

Además de esto, el profesional preparado como agente de viajes, se capacita para afrontar la gestión administrativa de una agencia de viajes propia. O en su defecto, organizar, dirigir y controlar los procedimientos correspondientes de empresas de agencia de viajes, mayoristas, agencias turísticas y todo lo relacionado con el ramo.

Para ejercer como comercial de agente de viajes en España, es necesario poseer un título o diplomatura de turismo o alguna carrera afín y certificarse en el programa de agentes de viaje por referido internacional. La certificación o titulación oficial en administración pública puede obtenerse en instituciones no universitarias y sirven para ejercer funciones como agente de viajes.

Las escapadas familiares, las escapadas con la pareja cada vez son más utilizadas por los turistas locales, por lo que este profesional debe también estar formado en este tipo de turismo.

El agente de viajes debe tener facilidad para los idiomas, tener conocimientos amplios sobre culturas y países de todo el mundo, con el fin de explicarle a los clientes con qué tipo de cosas se pueden encontrar en su visita a algún lugar. Debe ser una persona apasionada por los viajes y que le guste dar a conocer lo que sabe, relacionándose de una manera muy espontánea y amistosa con las personas que solicitan sus servicios.

Los ingresos de un comercial de agentes de viajes no son fijos, son establecidos por el mismo comercial de agente de viajes, dependiendo de muchos factores relacionados con el servicio prestado, y la asesoría asociada a la planificación de uno o más viajes.

Conocer sitios donde enviar a los clientes como restaurantes, sitios de comida rápida, museos, o sitios como en Canada donde por ejemplo probar el mejor sirope de arce, o en nuestro propio país la paella o la tortilla Española,  es un aporte especial, el cual hace la diferencia entre un agente de viajes convencional y otra profesional que se involucra más y aporta una información valiosa a los turistas qué como se comentaba antes llegan a un sitio sin conocer apenas nada de la cultura del sitio.