España cuenta con una avanzadísima legislación y normativa aplicable al sector del juego, muy moderna y con capacidad para haberse adaptado al incipiente sector del juego online. A su vez, cuenta con empresas dinámicas y con un volumen de usuarios creciente.

Tiene la ventaja de que, además, no es un paraíso fiscal de dudosa reputación: todas las empresas del juego implantadas en su territorio pagan impuestos y son transparentes, sujetas a la dura regulación española.

Hoy en día, el sector del juego online es un mercado en el que se mueven miles de millones de dólares en todo el mundo, y que da de comer a mucha gente, alrededor de 70 millones de personas en todo el mundo. Cuando hablamos del juego solemos referirnos a Casinos y apuestas online, pero hay un sector que no requiere apuestas, el sector del juego y del videojuego, que también supone un segmento atractivo y en amplio crecimiento y en el que España es una potencia: un 94% de las personas que disfrutan con juegos online pagan por jugar, lo que nos da una idea de la importancia de este sector detrás del cual viven millones de personas de todo el mundo agrupadas en torno a empresas de creación de juegos, tales como programadores, diseñadores gráficos, estilistas e incluso historiadores o actores de doblaje.

Efectivamente, según las estadísticas disponibles, el sector de los casinos y juegos de azar onlines valora globalmente para este año 2022 en unos 70.000 millones de dólares y se estima que para 2025 supere los 112.000 millones, aunque el total de los juegos de azar online superará los 525.000 millones de dólares para el año que viene.

La crisis de la pandemia no le ha afectado mucho, todo lo contrario, según algunos analistas el hecho de que millones de personas hayan pasado casi dos años en sus casas ha hecho que el sector, como oros ligados a Internet se dinamice.

Sin embargo, el reparto en el peso del negocio del juego en el mundo no es equilibrado. El mercado del videojuego mueve unos 138.000 millones de dólares, de los cuales casi 37.000 se los lleva Estados Unidos con la primera posición. Le sigue, de manera espectacular, China, que mueve alrededor de 36.500 millones de dólares anuales. Hay expertos que indica que muy pronto China sobrepasará a USA en este sector. Le sigue Japón, con 19.000 millones de dólares, y a mucha distancia luego Corea del Sur y los países europeos.

España juega un papel muy importante y cuenta con un sector industrial pujante enfocado al juego online y que se desarrolla de manera muy potente, con empresas que realizan algunos de los mayores éxitos mundiales del sector, existiendo además muchos casinos recomendados en España, un país donde este sector cuenta además con destacados desarrolladores y programadores, y sus diseñadores de videojuegos están considerados entre los mejores del mundo, con un peso de cerca de 3.000 millones de dólares anuales, similar a Italia y muy superior al peso que este sector tiene en países como Rusia, Canadá, India, Taiwán o Australia.

Entre algunas de las grandes marcas de casinos online se encuentran 888, Luckia, Play U2U, Pokerstars, Betsson, Mr. Green, Casumo, Marathon Bet o Bet 365.

España se ha convertido en uno de los mayores mercados de Europa, con un gasto anual de unos 2.000 millones de euros en juegos de casino. El juego online está teniendo mucho éxito en España y nuestro país cuenta con operadores con licencia en el Reino Unido y Malta.

Una importante cuota del beneficio que genera este negocio va para las arcas del Estado a través de diversos impuestos, que luego lo reparte de diversa manera: un 53% se destina al Ministerio de Educación, el 43% al Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad y el 4% restante al Ministerio de Agricultura.

En España parece que ha habido una ralentización, pero no es correcto, los que se ve en la calle no tiene nada que ver con lo que ocurre detrás de los ordenadores, que está teniendo un incremento vertiginoso. Concretamente, esa sector del juego online ocupa ya a nivel global aproximadamente la cuarta parte del negocio mundial del juego en total, incluyendo las apuestas oficiales como Lotto, Loterías, quinielas o apuestas deportivas reguladas. 

Como vemos, un sector, el del juego online, que se ha convertido en una guinda en un pastel muy apetecible para un sector que crece cada año por encima del 10%.