En un mundo cada vez más virtual, las empresas deben adaptarse a la metamorfosis y apostar por la digitalización de su negocio. Tanto a través de la presencia de su imagen corporativa, como mediante la publicidad de sus productos o servicios. Todo ello requiere, sin embargo, de una actuación profesional que sólo pueden brindar agencias de marketing de la talla de Clientes On y Offline.

 

El papel de la empresa en las redes sociales

De forma cada vez más implícita, Internet se ha convertido en una extremidad más del ser humano. La mayor parte de las gestiones e incluso actividades de ocio toman parte en las entrañas de la red, donde se abre un infinito océano de posibilidades que ondean la bandera de la simplificación. Internet, de hecho, aúna casi todo cuanto se lleva a cabo de forma tanto individual, como empresarial y, ya casi completamente, gubernamental. Desde un trámite con la administración pública, una película en estreno y hasta una operación de marketing. Siendo preciso destacar, en este último punto, las grandes opciones de las que dispone Internet en relación al desarrollo de la empresa en la red.

Internet ha cambiado la forma de entender los negocios y la relación entre las personas, del mismo modo que entre el negocio y el consumidor. En ese sentido, las redes sociales es un pilar capital para acercar cualquier tienda al público directo. Mejorando la imagen de marca y atrayendo a nuevos clientes con una buena gestión de redes sociales. El consumidor se ha acostumbrado a este canal de comunicación y exhibición de forma irreversible. Por tanto, busca en las empresas la misma capacidad de interacción e inmediatez que guarda con sus contactos. Huelga decir que esta es una relación distinta, pero muchos clientes agradecen poder comunicarse con una empresa sin necesidad de recurrir a correos electrónicos, llamadas telefónicas o visitas presenciales.

Asimismo, las redes sociales otorgan muchas y muy interesantes ventajas a la empresa. En primer término, y cómo más relevante, formar parte del ocio diario en redes sociales del posible consumidor, o del cliente ya fidelizado. En segundo lugar, utilizar el mismo medio tanto para mostrar su producto, y recibir valoraciones directas del comprador en los comentarios, como para recibir directamente dichas valoraciones. Como se ha mencionado, Internet aúna un sinfín de propósitos. Y en el caso de las redes sociales, ello pasa por inmiscuirse en el territorio semi-personal del individuo. Y a su vez, aprovecharlo para proyectar la imagen y el producto de la marca.

 

La publicidad en Internet

Además de las redes sociales, sin embargo, las ventajas de los anuncios en internet son el coste económico y la facilidad de medir los resultados obtenidos. Basta con pagar una pequeña cantidad a cambio de que el anuncio aparezca en muchas de las búsquedas, relacionadas o no, de un cliente potencial. Cada promoción depende de la naturaleza de la misma y del objetivo que pretende para con su público, como es evidente. Y es por ello que esta rama del marketing online encuentra distintas vías de operación para lograr su fin: el clic del usuario. Funcionando de distinto modo si éste se persigue en una campaña de Google Ads, o directamente en redes sociales.

Mientras que la publicidad en las redes sociales sirve para hacer que el usuario interactúe de forma más directa, con un anuncio que aparece según las opciones de la empresa, Google Ads está sujeto a un mecanismo más concreto. Sirviéndose del motor de búsqueda, los anuncios se muestran cuando el usuario, efectivamente, esté buscando algo relacionado con el producto o empresa promocionados. En redes sociales, las capacidades de diseño y segmentación son algo más elevadas, mientras que Google ofrece un cálculo estimado del tráfico según la palabra clave. De nuevo, el ejemplo de ambas opciones está ligado a los propósitos, y al estilo de marketing, que decida la empresa para con su producto o su servicio.

Aunque cualquiera de estos casos parezca ser sencillo, la realidad es que es preciso un conocimiento especializado del terreno virtual. La digitalización de las empresas no es tan sólo una metamorfosis natural en el flujo de relaciones entre comercio y consumidor. Para ello, es preciso recurrir a profesionales que pueden llevar a cabo la transición, o adaptación, con todas las garantías de efectividad y acierto. Una labor que compete a las agencias de marketing, como Clientesonyoffline.es, cuya especialidad en el sector contribuirá a un inagotable abanico de posibilidades para la digitalización final de la empresa.

 

Clientes On y Offline

La agencia de marketing Clientes On y Offline tiene por objeto el diseño de distintas estrategias de marketing, tanto en terreno online como offline, destinadas a aumentar los clientes potenciales y a fidelizar los preexistentes. Para ello, la agencia realiza un estudio en profundidad de la empresa que aboga por la digitalización, comparándola con la competencia y mejorando su imagen de marca. Una vez concluido el análisis, y esbozadas las líneas a tratar, llega el momento de iniciar la campaña. Siempre en base, cabe recordarlo, de todo cuanto puede explotarse de la empresa en relación con su producto o servicio y su nueva posibilidad de alcance.

Dentro de este punto, y en relación a todo lo antes mencionado, Clientes On y Offline proporciona servicios de gestión de redes sociales con el objetivo de que la empresa tenga más presencia en dicho estadio. Una tarea que pasa por la creación de perfiles adecuados según el negocio, así como basando la presencia de la marca en el intercambio de opiniones al que es proclive el espacio de las redes sociales. Con ello, y a partir del diagnóstico de la agencia, escogiendo las plataformas más idóneas para el producto y la imagen y estrategia corporativa más efectivas y acordes con dichas plataformas. Del mismo modo, Clientes On y Offline proporciona distintos planes según la elección de publicidad en Google Ads o en redes sociales.  

La presencia en el medio virtual no consiste, bajo ningún pretexto, en atosigar ni al cliente potencial, ni al cliente preexistente. Se trata de un canal mediante el que ganar una mayor amplitud y alcance, donde la empresa pueda coexistir integrada en un ecosistema cada vez más concurrido por el público, especialmente el público joven. Todo ello comporta y comportará muchos cambios en el modelo de mercado que toda empresa, por el bien de su subsistencia, debe tener en cuenta. Recordando, en todo momento, que la mejor campaña no es siempre aquella que contacta con más personas. Sino aquella que deja huella en el recuerdo.