Donald Trump, Walt Disney o Steve Jobs son solo algunos de los rostros más conocidos que se acogieron a la Ley de Segunda Oportunidad en su país. Sin embargo, muchas personas desconocen que también en España existe esta herramienta legal para empezar una nueva vida económica desde cero.

Esta ley, aprobada por el Parlamento español en el año 2015, permite a todas las personas físicas, incluidos los autónomos, cancelar el 100% de la deuda privada con bancos, entidades, financieras, particulares, etc… Además, según el criterio del Tribunal Supremo, la exoneración de gran parte de la deuda contraída con organismos públicos.

Para poder obtener esta cancelación de las deudas, es necesario que las personas que se quieran acoger reúnan una serie de requisitos. En líneas generales, su deuda no puede ser superior a los 5 millones de euros, no pueden haber cometido ningún delito socioeconómico en los últimos 10 años, y deben haber intentado previamente alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos.  Como elemento esencial que tienen en cuenta los Jueces es que sean deudores de buena fe, es decir, que no oculten bienes, ingresos, y que sean colaboradores durante el proceso.   

En este procedimiento podemos diferenciar dos fases. Una primera fase, extrajudicial, en la que debemos acudir a un notario, y en la que se designará a un mediador concursal para llevar a cabo ese intento de negociación con los bancos, entidades o particulares a los que se debe dinero. Si no se alcanza el acuerdo, se solicita judicialmente la cancelación de las deudas.

En la segunda fase, judicial, se declarará en concurso a la persona que ostenta las deudas, en caso de tener bienes se debe proceder a su liquidación (salvo casos excepcionales) y un Administrador Concursal elaborará los informes para comunicar al Juez que la información y documentación aportada es verídica y acreditativa de la situación de insolvencia en la que se encuentra la persona que se acoge y que, por tanto, se debe conceder el Beneficio de cancelación de las deudas al solicitante.

Hay que decir que el objetivo de la ley es que estas personas puedan empezar desde cero y tener una segunda oportunidad para reactivarse económicamente. Y es que, no hay que olvidarlo, estas personas no han dejado de atender sus obligaciones voluntariamente sino que lo han hecho por circunstancias de salud, laborales, familiares, etc, que no han elegido. Por tanto, no es que no quieran pagar sus deudas, sino que NO PUEDEN hacerlo.

Hasta la fecha, en Repara Tu Deuda, único despacho que se dedica exclusivamente a la Ley de Segunda Oportunidad, hemos obtenido la cancelación de más de 55 millones de euros de deuda a casi 500 personas de toda España. La situación actual de crisis hace que cada vez sea más urgente que los españoles conozcan su existencia y acudan a profesionales especializados para cancelar todas sus deudas. Sólo así será posible esa Segunda Oportunidad que muchos necesitan. En este sentido, consideramos fundamental que el Gobierno modifique el texto del anteproyecto de la Reforma de la Ley para garantizar la exclusión total de la deuda con Organismos Públicos para ofrecer así una Segunda Oportunidad real y efectiva a quienes se encuentren ahogados por su difícil situación económica.